INSÓLITO

El Rey Felipe barre a Pedro Sánchez: tenemos las pruebas, está verde de tanta frustración

El Presidente nunca pensó que el Soberano le ganaría la partida en popularidad.
miércoles, 9 de junio de 2021 · 02:00

No se puede negar que entre la sociedad española hay ciertos grupos que disienten ante la idea de la perpetuidad monárquica. Demasiadas controversias, escándalos financieros, desencuentros familiares y oscurantismo informativo como para el gusto de los sectores más republicanos, pero la Familia Real siempre logra apañárselas y tal como los gatos siempre caen de pie. Es ese el inexplicable arte que ahora al Presidente Pedro Sánchez le toca aprender, y de la peor manera: por las malas.

Para sorpresa de muchos, con la llegada del presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, el Rey Felipe mostró su lado más distendido: asistió junto a su invitado a un juego de fútbol amistoso España- Portugal y luego de ello decidieron recorrer la Plaza de Oriente y almorzar en una terraza al aire libre con dos buenas cervezas. No es la primera vez que el Soberano tiene estas iniciativas de querer pasar desapercibido y andar modo paisano fuera de Zarzuela.

El Rey Felipe, a plena luz de día entre vítores, selfies y terraza al aire libre.

Algo similar ocurrió cuando le tocó el turno de inmunizarse contra el coronavirus. El mismo condujo su coche y se hizo acompañar por un grupo mínimo de seguridad. Para medios como "Es Diario", esto no es más que un "Mensaje a García": el Rey Felipe supo dar una lección invaluable que el Presidente de gobierno, si es observador, habrá de tener en cuenta.

Porque si algo debemos concederle al Rey Felipe es que en las cercanas distancias habla poco pero observa mucho y, cuando quiere dar un mensaje, a veces no necesita decir una sola palabra: el plato está servido y ya les explicaremos el por qué.

Dejarse ver muy bien acompañado por el Presidente del hermano país, tomando cervezas y conversando plácidamente como cualquier hijo de vecino es, para el medio antes citado, un claro apoyo por parte del Soberano a la industria hotelera y gastronómica, fuertemente embestidas por Ejecutivo durante muchos meses. Es en estos casos donde se agradece la heterogeneidad entre la Corona y el Estado. Lo que apoya uno, no tiene porqué secundarlo el otro.

Además, Pedro Sánchez no goza actualmente de la apreciación general, tras su incapacidad para solventar la crisis migratoria de Ceuta y Melilla, sin contar con intentar siquiera apaciguar la ira de Mohamed VI, Rey de Marruecos,  pero si algo enardece a la población, son los "hábitos públicos" del Presidente en franco contraste con el Rey Felipe, a juzgar por los últimos acontecimientos de esta semana. (Video cortesía: Es Diario).

Las acciones del Rey Felipe y del Mandatario ni escaparon de los ojos de la población.

Basta con ver el video viral que protagoniza Sánchez en la localidad de Alcalá de Henares, en el que desplegó un helicóptero y 12 coches que inhabilitaron el tránsito en varias calles a su paso, lo que provocó la ira y la indignación de los transeúntes. ¿Era realmente necesario? El Rey Felipe podría optar si así lo deseara a un operativo similar, pero ha demostrado tener hábitos más mesurados, conduciendo su propio coche o irse de paseo a plena luz del día con el presidente luso.

Si comparamos a los dos servidores públicos, coincidimos con "Es Diario" en que, para el Presidente Sánchez, los aplausos, los vítores y la calidez con la que el Rey Felipe es abordado por las personas que han tenido la suerte de coincidir con él en sus apariciones públicas, debe provocarle como mínimo urticaria, mientras que, para él, quedan reservados los abucheos y señalamientos, gracias a sus acciones tan poco acordes con sus ideales como innecesarias para todos.