INÉDITO

La promesa que el Rey Felipe y la Reina Letizia jamás podrán cumplir y pone en juego al trono

Si no revierten la marcha, el Monarca y la Consorte podrían arrepentirse, y pronto.
sábado, 5 de junio de 2021 · 04:00

Si en un tema han sidop consistentes el Rey Felipe y la Reina Letizia a lo largo de sus 17 años juntos, es en poner ciertos límites y demarcar una línea clara e indeleble entre lo público y lo privado. De esos males que por siempre aquejaron a las grandes casas reales, "Zarzuela" no escapa de ese escozor que siente hacia los cambios sociales y la información al alcance de todos. Los expertos advierten que de no revertir esta práctica caduca de misterio y opacidad, a la Monarquía no le quedan grandes esperanzas de cara al futuro.

El Rey Felipe y la Reina Letizia no parecen avanzar, sino querer rescatar la rigidez y tradicionalidad de antaño.

¿Cuántas expectativas no capitalizó la Reina Letizia, otrora Letizia Ortíz, de profesión periodista, divorciada y exigiendo en televisión nacional a su futuro esposo, el Príncipe de Asturias, que la dejara terminar su alocución con los periodistas el día de su compromiso? ¿Cuánto de aquella esperanzas sobre nuevos tiempos y transformación no han quedado en el tiempo como aquella materia pendiente que aún sigue sin resolverse?

Para la sociedad de hoy, especialmente aquella cuyo Jefe de Estado proviene de una Institución Monárquica, el oscurantismo y el control de la información son prácticas que deben pertenecer a las logias secretas y a los libros de historia, no en instituciones que van en franca "renovación y transparencia" como "Zarzuela"; según lo que prometió firmemente el Rey Felipe en su ascenso al trono.

En estos años, las monarquías están llamadas (si no quieren engrosar la lista de tronos ya olvidados) a seguir el ritmo de los tiempos que transitan: estamos de acuerdo en que es una decisión personal el tener o no cuenta las redes sociales, como sucede en el caso de la Reina Letizia, pero frente a otras Casas, "Zarzuela" se queda rezagada en cuanto a cercanía y empatía. ¿Cómo es que de la pareja no puede siquiera esperarse una fotografía que muestre al Soberano o a la Consorte inmunizarse contra la COVID-19?

La única foto que prueba la asistencia del esposo de la Reina Letizia, Felipe VI, a la jornada de vacunación, tomada de incógnita.

Para "Vanitatis", expertos en temas comunicacionales como el autor del libro "Felipe VI. Un rey en la adversidad", José Antonio Zarzalejos, defiende la postura del Monarca y su decisión junto a la Reina Letizia de permanecer entre las sombras de lo comunicacional: "El Rey no ha sido ventajista y no ha querido hacer populismo con su vacuna. Él huye de eso. Podría haberlo hecho en un sitio público e informando para que todos lo vieran, pero no ha sido así".

El Rey Felipe y la Reina Letizia solo muestran una sola faceta. Humanizarse frente a las audiencias no es opción para ellos.

Sin embargo, esta opinión se encuentra en contraposición con la de Toni Aira, profesor de Comunicación Institucional de la UPF-BSM, quien cuestiona la decisión del Rey Felipe y la Reina Letizia de permanecer en el hermetismo más puro.

Se ha optado por una estrategia de protección, que se basa en buscar el máximo posible de invisibilidad. Esto, en un mundo en el que vivimos, tan hiperexpuesto, puede sonar raro, extraño. Y también genera ese punto de sospecha de por qué se hace, con qué intención y con qué miedos.

Lo mismo ha ocurrido con el acto de Confirmación de la Princesa Leonor, del cual la prensa solo pudo captar la entrada y la salida de la familia Real de la Catedral Nuestra Señora de Aravaca. La ausencia de mayor contenido audiovisual motivó a algunos periodistas a seguir la pista del Rey, la Reina Letizia y sus hijas posterior al acto, cual paparazzis británicos. Hoy, según el programa "Viva la Vida", los principales medios de la prensa del corazón están en medio de una puja reñida y bien cuantiosa por la tenencia de las fotos de la comida real.

Un reino en escala de grises: El Rey y la Reina forman a la heredera a su imagen y semejanza. No habría forma de romper la rueda.

Pero para efectos del Rey y la Reina Letizia, la situación permanecerá tal cual está: una forma de sentir seguridad y control sobre la situación, es permitir a los medios solo acceder a la información que ellos decidan deba ser expuesta. Siempre que sea de carácter protocolar y oficial, serán bienvenidos, lo familiar es otro tema. La Reina Letizia lo ha dejado muy claro en cuanto a la educación y formación de sus hijas, el Rey sufrió en su niñez y juventud las consecuencias de la sobreexposición y eso lo lleva tallado a piedra. ¿Instagram oficial?, ¿canales de YouTube a lo Guillermo y Kate Middleton? ¡Jamás!