DEVASTADOR

El peor relato jamás contado sobre los últimos minutos de Lady Di y el hombre que intentó salvarla

Se terminan las teorías conspirativas, después de 24 años esto fue lo que en realidad pasó.
martes, 22 de junio de 2021 · 14:44

Un nuevo testigo aparece después de 24 años para desvelar uno de los grandes misterios del fallecimeinto de Lady Di. Muchas teorías conspirativas apuntaron a la supuesta planificación del accidente automovilístico que cegó su vida. Sin embargo y gracias a estas nuevas declaraciones, se logra finalmente entender qué ocurrió esa noche en manos de los médicos que la asistieron justo después del siniestro.  

En ese momento filmado por las cámaras del Hotel St Ritz de Paría, nadie pensó que serán los ultimos minutos de Lady Di.

El cirujano Monsef Dahman se había negado a hablar sobre lo sucedido y solamente las razones él las sabe. Quizás se animó a contar su versión 'in situ' de los hechos, animado por las últimas investigaciones y los resultados en relación a la famosa "Entrevista del Siglo" que Lady Di concediera al infame periodista Martin Bashir en 1995. Lo cierto es que según el "Daily Mail", este médico fue quién atendió a la Princesa al momento de su ingreso en el hospital Pitié-Salpêtrière en París.

El galeno explicó al rotativo que en ese momento se encontraba descansando de su guardia, cuando el anestesista principal de servicio Bruno Riou, le pidió que se reportara en calidad de urgencia al quirófano principal. Lo que llamó la atención de Dahman fue el movimiento generalizado y atípico alrededor de la joven que ingresaba, le tomó tiempo entrar en razón y entender que se trataba de Lady Di. Lo comprendió finalmente, cuando encontró a su interno abrumado contra una de las paredes del quirófano.

Monsef Dahman, el cirujano que intentó salvar la vida de Lady Di.

"No me dijeron que era Lady Di, sólo que había ocurrido un accidente grave que involucraba a una joven mujer. La organización del hospital Pitié-Salpêtrière era muy jerárquica. Cuando recibí la llamada de un colega de alto nivel, eso sólo podía significar que el caso era particularmente serio".

La tensión vivida en esos minutos difíciles y cruciales no los olvidaré jamás. Cualquier médico sabe la presión qué significa mantener a una persona con vida, pero nada podría superar el hecho de que la persona que yacía en la sala era ni más ni menos que una Princesa.

Reviven investigaciones: el exesposo de Lady Di, el Príncipe Carlos podría estar involucrado.

Según los estudios realizados en el momento y una radiografía, se reveló que Lady Di habría sufrido una grave hemorragia interna y que el equipo de sanitarios intentó solventar con la ayuda de un drenaje. La pérdida de sangre obligó a realizar transfusiones de tipo O-negativa, debido a que, hasta ese momento, no se sabía cuál era su grupo sanguíneo.

Por medio del relato de Monsef Dahman, se supo que al menos tres de los más importantes profesionales en el área, estuvieron presentes para intentar devolverle la vida a la madre de Guillermo y William, pero los problemas más graves y que le generaron a Lady Di, al menos dos paros cardíacos, provenían de varios desgarros internos a nivel del corazón y uno de sus pulmones. Ni la intervención quirúrgica, descargas eléctricas e inyección de adrenalina que recibió, fueron suficientes. A las 4 AM se determinó que la Princesa Diana de Gales se había ido.

El aparatoso accidente que terminó con la vida de Lady Di en el Puente del Alma, junto a las riberas del Río Sena.

La sensación de vacío y derrota entre el equipo de médicos fue irremediable: "Luchamos con fuerza, lo intentamos mucho, realmente muchísimo. Francamente, cuando estás trabajando en esas condiciones, no notas el paso del tiempo. Lo único importante era hacer todo lo posible por salvar a esa joven". Ni siquiera se dieron cuenta que a primeras horas de la mañana, dignatarios franceses hicieron llegada en el hospital, incluido el expresidente de la nación Jacques Chirac, quien presentó sus respetos ante Lady Di y el devastado grupo de profesionales que intentaron salvar su vida sin éxito.