INÉDITO

De vicios y otros síntomas: cómo compensa la Reina Sofía su soledad y carencias familiares

La Emérita busca formas de lidiar con el dolor, pero solo una la mantiene distraída.
domingo, 20 de junio de 2021 · 03:00

Por 40 años fue su hogar, hoy son simples muros que la albergan pero no le brindan la calidez familiar que tanto añora. Si no puede conseguir algo de calor humano, debe salir a buscarlo, al menos en otras latitudes. La Reina Sofía cada vez se aleja más de Zarzuela y por si fuera poco, le cuesta menos con el paso del tiempo y las circunstancias.

Esta es la triste historia actual de la Reina más amada de España, país que no la vio nacer pero al que ha amado y le ha devuelto con creces, hasta hace poco tiempo, con sus proyectos en solitarios desvinculados a la Corona pero, como hemos insistido en reiteradas ocasiones, le benefician. A la Reina Sofía nadie la espera con los brazos abiertos en el Palacio.

La Reina Sofía y su inseparable confraterna, la Princesa Irene.

Pese a su apacible rostro y su sonrisa que ilumina los espacios a los que asiste, junto a su inseparable hermana, la Princesa Irene, otra compañera se une en sus aventuras fuera de los límites del Palacio Real: la soledad.

Para compensar el vacío que le genera la actual situación familiar, actualmente fracturada, la Reina Sofía no sólo se rodea del amor familiar de sus parientes griegos, sino que suplanta sus vacíos con otras actividades de ocio y entretenimiento.

La Reina Sofía decidió salir a recorrer Atenas y sus maravillosas tiendas de lujo.

Hay quienes leen libros, van al cine, se dedican a actividades como la jardinería, coleccionar objetos de valor histórico o se dejan atrapar por las bondades de la buena gastronomía. Es posible que la Reina Sofía tenga la oportunidad de probar con algunas de estas, pero si hay un vicio compulsivo que para ella es ineludible, es el placer de gastar a manos llenas.

No se trata de un delito, ni tampoco resulta perjudicial para los ahorros de la Reina Sofía que seguramente no alteran demasiado sus engrosadas cuentas. Pilar Eyre, la polémica escritora catalana ya había hecho referencia de este particular gusto en su blog "No es por maldad" de la revista 'Lecturas' y, en esta ocasión, el portal "Vox Populi" lo certifica.

Al menos en esta oportunidad, la Reina Sofía estuvo en grata compañía.

A la Reina Sofía se la vio durante su visita en la capital de Atenas visitando los populares almacenes "Attica" que vendrían siendo similares a "El Corte Inglés" versión griega, tal vez con la idea de dejarse tentar y adquirir algún recuerdo, alhaja o cualquier otra curiosidad que atrajera su atención.

Pero, para no preocuparnos demasiado, supimos que durante este paseo, la madre del Rey Felipe no estuvo sola,  pues contó con la compañía de la esposa del embajador de España en el país helénico, Enrique Viguera y su compañero inseparable de viajes, Arturo Coello, quien es Zarzuela funge como su jefe de secretaría y confidente.