INÉDITO

Máxima de Holanda y la muestra de rechazo al Rey Guillermo que recorre toda internet

Nos preguntamos si todo está bien en casa con respecto al rey holandés y su Consorte.
jueves, 17 de junio de 2021 · 01:30

Como Máxima de Holanda no hay dos: es de todas las Consortes europeas la que logra con su icónica sonrisa robarse el corazón de Países Bajos y el resto del mundo. ¿Quién puede dudar de su carisma y sus formas que invitan a las distancias cercanas?

Pero no siempre se puede mantener el buen humor ni el posado real. Según el medio "Ibero show", en el país Orange hay todo un revuelo que involucra a la Reina Máxima de Holanda gracias a un video que se expandió a la velocidad de la luz: en la grabación muestra a la Soberana con una mueca dirigida hacia su esposo el Rey Guillermo que, por cierto, no fue de las más cariñosas que se le han visto.

Tan sorpresivo es no ver a Máxima de Holanda de buen humor, que verla en cualquier otro estado de ánimo se vuelve viral.

Resulta extraño dada la gran complicidad que existe entre la pareja que lleva casi 20 años de casados y aún logran mantener el buen espíritu de la relación, pero, al parecer y como todas las parejas, no siempre Guillermo y Máxima de Holanda se encuentran en la misma sintonía.

Ocurrió durante la celebración de un partido de fútbol entre Holanda y Ucrania. Se sabe que el Monarca es un gran fanático de los deportes, debido a que parte de su educación consistió en desarrollar destrezas deportivas en diferentes disciplinas. Por ello, no fue de extrañar que, ante una anotación del equipo local, el Rey Guillermo celebrara con un gesto que terminó por sorprender a Máxima de Holanda.

Posiblemente, Máxima de Holanda no estaba pasando por el mejor momento.

Digamos que sorprender no fue exactamente el término más adecuado. La cara que puso la Reina tuvo una mezcla entre "extrañeza y una cuota de desdén". Realmente se desconoce qué tan afín es la Reina Máxima de Holanda con respecto a los temas deportivos, pero si algo quedó claro es que el arrebato de euforia de su esposo no la dejó convencida en absoluto.

¡Vamos que no se trata de un acto protocolar donde se deben guardar las formas! ¿Qué puede haber de malo en celebrar y dejar caer un poco de espontaneidad desde las gradas para apoyar al equipo holandés?

En todo caso, no podemos esperar ningún tipo de aclaratoria por parte de la Monarca ante este singular momento que protagonizó junto a su esposo. De hecho, otros temas ocupan su atención, como por ejemplo los bajos niveles de popularidad que, pese a los intentos de Casa Real por contrarrestarlos con celebraciones como el 50 cumpleaños de la Reina Máxima de Holanda y otras celebraciones afines, el malestar entre la población parece seguir latente.

Tal vez por ello, la Reina de origen argentino no alberga demasiados motivos para celebrar o quizás no estaba tan cómoda con el entorno, pero si de algo podemos estar seguros es que este momento es una verdadera joya para la prensa y no pasará por debajo de la mesa en poco tiempo, dado que las salidas de protocolo, los gestos espontáneos y las carcajadas a mandíbula batiente, hasta ahora, solo se atribuían a Máxima de Holanda, pero nunca al Rey, quien siempre estuvo marcado por una vida protocolizada.