ESPANTOSO

El círculo de horror que une y desune a la Reina Sofía con el Rey Juan Carlos y nunca termina

Tantos años juntos, tres historias que pudieron cambiarlo todo.
martes, 15 de junio de 2021 · 12:20

Una cruz de 59 años: infidelidades, discusiones, humillaciones públicas y por encima de todas las cosas un gran desamor. Sin embargo la Reina Sofía y el Rey Juan Carlos permanecen legalmente unidos en matrimonio, aunque unos 8 mil kilómetros de distancia los separen entre España y Abu Dabi.

Pero después de tantos años, ya sin ejercer funciones de Estado y sin ninguna obligatoriedad familiar, ¿qué razones les impide a la Reina Sofía y a Don Juan Carlos permanecer juntos?

Años de desamor, infidelidades y vergüenza han marcado casi de 60 años de matrimonio entre la Reina Sofía y Don Juan Carlos.

Y no es que no hubieran intentado separarse. Hubo un tiempo en el que la convivencia era simplemente insoportable hasta el punto en que el Emérito, intentó plantear ante el Gobierno la posibilidad de separarse de la Reina Sofía sin ningún éxito.

En realidad fueron dos ocasiones distintas que coincidieron con dos mujeres que sacudieron el mundo del enamoradizo Rey: la primera de ellas fue la exquisita socialité, "la eternamente bronceada", Marta Gayá durante los años 90. El exmonarca, según "Mujer Hoy" y hasta las crónicas de Pilar Eyre, estaba tan influenciado por esta mujer, que hizo despedir a José Joaquín Puig de la Bellacasa, secretario general de la Casa del Rey, por recomendarle replantear su situación para no incordiar a la Reina Sofía o someterla a semejante humillación pública, pues es la madre de sus hijos.

Hubo voces en Zarzuela que se atrevieron a insinuar que entre Marta Gayá y la Reina Sofía había "cordialidad".

Un segundo intento ocurrió con la polémica empresaria alemana Corinna Larsen: en 2013 el Emérito planteó la posibilidad de separarse de la Reina Sofía al entonces presidente de gobierno, Mariano Rajoy quien quedó escandalizado ante la idea; amén de sus propios, hijos el entonces príncipe de Asturias Felipe y las Infantas Cristina y Elena. El escándalo a lo interno surtió tal efecto que el Rey Emérito abandonó la idea de inmediato.

Pero por otro lado la Reina Sofía también intentó lo propio: Ocurrió cuando en una oportunidad la Emérita decidió darle una sorpresa a su esposo haciendo su aparición en el palacio de La Encomienda de Mudela, pero la sorpresa se la llevó ella, ante el numerito que Don Juan Carlos protagonizaba con una "invitada". Al respecto, Pilar Eyre señaló que fue tal la humillación que la madre decidió tomar a sus pequeños vástagos y huir con destino a la India donde se encontraba residida su madre, la Reina Federica de Grecia.

La mujer que casi lo logra: Corinna Larsen, la enemiga pública número uno que tuvo la Reina Sofía.

Tuvo que regresar bajo amenazas del exsoberano, quien reclamaba el regreso de sus hijos, especialmente el Príncipe Felipe por tratarse del heredero a la Corona, y esto debía ser con carácter de inmediatez. Además, la desdichada Consorte recibió la incordial llamada de Elías Bredimas, uno de los diputados del Congreso, quién le recordó que de solicitar el divorcio la reina Sofía debía devolver la dote que se ofreció en el momento en que se desposó con el Rey Juan Carlos y que ascendía a unos 9 millones de dracmas (moneda oficial de Grecia).

Desde el medio citado se preguntan si no será idóneo para las partes concretar de forma definitiva la separación legal, pues es bien sabido que entre Don Juan Carlos y la Reina Sofía no existe ya ningún tipo de vínculo que justifique el matrimonio, pero es nuevamente la afamada escritora catalana quién pone el punto de eje para entender las razones de la Reina Sofía para permanecer atada a este matrimonio por conveniencia.

La Reina Sofía jamás renunciará a ser la Emérita de España, no es lo mismo eso que a volver a ser la Princesa de Grecia.

Perder su posición privilegiada, su lugar dentro de Zarzuela y bajo el riesgo de afrontar un futuro incierto a su edad, son algunos de los motivos de peso que ha contemplado por años la Reina Sofía en su dramática situación. Por tanto para ella, si ha logrado soportar esta tormentosa situación casi 60 años, hasta el último día de su vida la decisión está tomada: sigue y seguirá siendo la Reina Emérita de España.