INESPERADO

La Reina Isabel y su aparición en el G7: Algunos hechos insólitos que prefiere no recordar

La Soberana es incapaz de entender cómo después de tantos años algunos errores continúan.
lunes, 14 de junio de 2021 · 02:00

Este domingo, 13 de junio el presidente norteamericano, Joe Biden, tuvo el honor de presentarse ante la Reina Isabel en el Castillo de Windsor durante su participación en la Cumbre del G7, encuentro que ambos estelarizaron junto al presidente Emnanuel Macron (Francia), la Cancillera Ángela Merkel (Alemania), Charles Michel (jefe del Consejo Europeo), Ursula von der Leyen (Presidenta de la Comisión Europea) y los Primeros Ministros Mario Draghi y Boris Johnson, (de Italia y Reino Unido respectivamente).

Por medio de las informaciones difundidas por la cadena "CNN" en Español, el mandatario americano sería el presidente número 13 de los Estados Unidos al que Su Majestad reciba con honores militares ejecutados por la guardia de granaderos, tal como ha sucedido en visitas anteriores de sus predecesores Donald Trump, Barack Obama y otros representantes de ese país.

El momento más esperado durante semanas ha sido el encuentro entre la Reina Isabel y el Presidente Joe Biden.

Pero, antes de todo este ceremonial, hay ciertas "condiciones" que el mandatario debería seguir de acuerdo al estricto protocolo que "Casa Real" extiende a sus invitados unos días antes, vía correo electrónico, para que el encuentro con la Reina Isabel se desarrolle con la mayor "normalidad real" posible; normas de las que ni siquiera el presidente de los Estados Unidos se encuentra exento.

En primer término, según explica el citado medio, parte de la "modernidad" en Casa Real indica que la Reina Isabel no espera que las personas se inclinen ante su presencia, aunque la mayor parte de las personas que la visitan  sí lo hacen. Las mujeres hacen una ligera reverencia, exagerada en ocasiones, y los hombres solo hacen un pequeño movimiento con la cabeza. (Video cortesía: Telemundo)

Bajo ningún motivo, los abrazos o cualquier otro tipo de contacto físico están permitidos. Si acaso un ligero apretón de manos es lo más recomendable para saludar a la Reina Isabel, siempre y cuando sea ella quien extienda la mano primero. Los casos donde esta norma se incumplió fue durante las visitas del expresidente Donald Trump, quien adelantó el paso de la Monarca y la exprimera Dama Michelle Obama, cuando abrazó a la Reina, gesto que la anfitriona no dudó en corresponder.

Una buena forma de quedar bien ante la Soberana es prácticamente imitar todo lo que ella hace: si ella camina, sus invitados caminan detrás de ella, si están en medio de una cena, aconsejable es dejar que sea la Reina Isabel quién coma primero. Si toma asiento, su interlocutor deberá sentarse justo después que ella. Esta recomendación pudo ser de gran ayuda, pues se organizó una cena de bienvenida a los presidentes, velada que, por supuesto, no contará con cobertura mediática.

Pero un agravio a la figura de la Reina Isabel es sin duda el llegar tarde. Se considera un grave desplante, por lo cual en el caso del presidente Biden lo recomendable sería llegar unos minutos antes que la Reina Isabel, pues ella alberga la virtud de ser en extremo puntual en todas sus citas. Es por ello que en las inmediaciones del espacio medioambiental protegido, conocido como "Proyecto Edén", los destacados integrantes del G7 llegaron unos minutos antes hasta el arribo de la Monarca, quien llegó junto a Biden.

Varios de los periodistas enviados por la Casa Blanca reportaron que, debido algunas fallas técnicas de última hora, se perdieron algunos audios y se teme que las muy esperadas imágenes de la recepción entre la Reina Isabel y Joe Biden no pudieron ser captadas, pues este domingo debieron acompañar al jefe de estado en su visita a Bélgica, pero otros medios locales pudieron estar presentes en el desfile militar. (Video cortesía: T13 Noticias)