EXCLUSIVA

La Infanta Cristina cumple 56 años entre secretos, una familia dividida y dudas sobre el futuro

Para la exduquesa todo estará bien mientras su esposo e hijos permanezcan a su lado.
domingo, 13 de junio de 2021 · 14:08

Cristina Federica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón y Grecia, es el nombre con el que los Reyes Eméritos Don Juan Carlos y Doña Sofía, nombraron a su segunda hija, la Infanta Cristina, un día como este domingo 13 de junio hace 56 años. Se trata de una fecha muy especial para su esposo Iñaki, sus hijos, su inseparable hermana, la Infanta Elena y sus padres. De esta cuenta excluimos a la Familia Real por las razones que todos conocemos, pero esto no incidirá en los gestos de cariño y cercanía que recibirá en su día.

Desde este momento, advertimos como una hazaña casi imposible, conocer por medio de alguna fuerte cercana si habrá al menos algún pequeño festejo alrededor de la Infanta Cristina que reúna a su familia en Ginebra Suiza, donde reside o si por el contrario se ha propiciado algún encuentro en suelo patrio. Siempre la discreción al punto del hermetismo, ha sido la mejor aliada de los Urdangarin Borbón en eventos como el de hoy.

Siempre discreta y recelosa de la atención mediática, la Infanta Cristina mantiene su cumpleaños en estricta reserva.

Pero es posible que la Infanta Cristina no pueda celebrar en pleno su 56 cumpleaños junto a toda su familia, pues al menos sus hijos se encuentran dispersos en distintas localidades de España: su primogénito Juan, se encuentran en Madrid, su segundo hijo Pablo reside en Barcelona y el tercero Miguel, se encuentra en Londres. De sus cuatro vástagos, solamente convive con la benjamina de la familia, su hija Irene.

Con respecto a la nieta favorita de la Emerita Sofía, la Infanta Cristina centra en ella toda su atención: cercanos a la familia aseguran que entre la ex Duquesa y la joven estudiante hay una gran relación materno-filial. Irene estudia en un prestigioso colegio en Ginebra y se reporta que es una estudiante destacada, también disfruta en sus tiempos de ocio de varias actividades deportivas que ejecuta con especial destreza, aptitud que parece haber heredado de su padre Iñaki Urdangarin.

Para la Infanta Cristina nada es más importante que el bien de sus hijos, también arropados por la Infanta Elena y la Reina Sofía.

Sin embargo, a la hermana del Rey Felipe le hace ilusión saber que tras la concesión judicial del grado 3 en la causa de su esposo Iñaki Urdangarin, los fines de semana puede reunirse con su esposo y por ello viaja constantemente desde Ginebra, Suiza donde tiene residencia permanente, hacia España, específicamente a la localidad de Vitoria, donde se encuentra el exbalonmanista.

Fuentes cercanas a la pareja, coinciden en sus declaraciones a la revista "¡Hola!" que la Infanta Elena e Iñaki tienen un  matrimonio "sólido e indestructible" que ha sabido permanecer intacto desde hace 23 años, desde que contrajeran nupcias en 1997. El caso Nóos, escándalo financiero que llevó a Urdangarin a una condena de cinco años a la sombra, la remoción del Ducado de Palma por parte de Casa Real, y otras circunstancias adversas no han podido socavar en lo más mínimo la relación marital, al contrario los ha fortalecido.

Los varapalos familiares y judiciales solo han logrado unir aún más a la Infanta Cristina y a Iñaki.

Para la Infanta Cristina, el día a día transcurre entre su trabajo vinculado a "La Caixa" y la presidencia del patronato del "Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)", según nos confirma el medio consultado. Su prioridad número uno son sus hijos y su esposo, así que no desaprovecha cualquier oportunidad para oficiar algún tipo de encuentro familiar en los que en ocasiones también ha participado la Reina Sofía.

Pero para ella, los fines de semana son los más esperados cuando puede reunirse con su esposo Iñaki y su familia política en Vitoria. No obstante, estos momentos difícilmente pueden ser captados por la prensa. Tanto la Infanta Cristina como su clan familiar han desarrollado una gran capacidad para elaborar estrategias anti-medios que les permite juntarse eludiendo los focos y las cámaras de forma efectiva, por lo que no se esperan imágenes exclusivas sobre alguna posible celebración en torno a la cumpleañera.