ESCÁNDALO EN PUERTA

Miles de botellas de vino y extravagancias importadas: la nueva polémica del Rey Juan Carlos

El marido de la Reina Sofía continúa en el exilio pero siendo el centro de la agenda mediática de la Realeza.
martes, 25 de mayo de 2021 · 03:30

El Rey Juan Carlos lleva mucho tiempo bajo resguardo en Abu Dabi pero ni siquiera el alejamiento físico le ha servido para dejar de ser noticia. En sus años de actividad ha encabezado tantas situaciones confusas que no paran de aparecer vestigios de aquel pasado más productivo en materia de actividades pero no necesariamente en hazañas honoríficas, tal como se esperaría de alguien de su embestidura. Lo nuevo si bien no es comparable con las causas de corrupción que se le atribuyen, sí podría significar un nuevo conflicto entre los miembros de Casa Real y eso ya es bastante.

Es ampliamente conocida la cercanía del Rey Juan Carlos con el vino, siempre se ha mostrado como un verdadero aficionado en la materia y ese gusto también lo comparte con el Rey Felipe. Esa coincidencia ha derivado en que ambos desarrollaran su placer en un sitio especialmente diseñado para ese fin en Zarzuela: una bodega que tendría en la actualidad unas 10 mil botellas de vino de las marcas más prestigiosas del mundo y de las cosechas más emblemáticas, un patrimonio de lujo que, obviamente, está reservado a lo más íntimo de la Realeza.

El Rey Juan Carlos y el Rey Felipe.

Lo llamativo y potencialmente escandaloso no es la existencia en sí de la bodega ni la cantidad de ejemplares que la integran sino el espectacular método de conservación que aparentemente es el mejor de todos y que habría tramitado el marido de Doña Sofía: arena de playa traída especialmente de las costas del mar Índico. El tema ha salido a la luz mediante el primo de la Reina Letizia, David Rocasolano. Él tuvo la oportunidad de conocer el sitio cuando su primo político aún era Príncipe y posteriormente contó su experiencia en su libro denominado “Adiós Princesa”. “Felipe me aclaró: 'Es arena de playa. La traen expresamente de una playa del Índico porque tiene las condiciones perfectas para mantener la humedad”, escribió al respecto en su obra.

Hace algunas horas, ha sido el especialista en Realeza, Jaime Peñafiel, quien ha vuelto a hacer mención del tema y, además, ha agregado un dato súper curioso. Doña Letizia le habría pedido expresamente a su primo que por favor sea discreto con lo de la bodega, evidentemente, a sabiendas de que se trata de una extravagancia espectacular que se contradice mucho con los gestos de simpleza que ella, contra viento y marea, viene intentando instaurar desde que es Reina Consorte.

El Rey Juan Carlos.

Sin lugar a dudas, el escándalo podría venir por dos vías. Por un lado, al imaginar la cifra en Euros que debe haber significado el transporte de esa exclusiva arena y, por otro lado, la potencialidad de que con esa extracción se estuviera dañando en algún nivel el ecosistema afectado a la quita. Lo peor de todo es que, más allá del esfuerzo de conservación y del riesgo que implica tener esa mina de oro en término de mala reputación, el Rey Juan Carlos no puede disfrutar ni un sorbo de ese manjar líquido y por lo que se ve, tampoco lo hará en breve pues el exilio parece que no terminará en un futuro muy cercano.