EXCLUSIVA

Hasta dónde llega la rigidez de la Reina Letizia sobre sus hijas: lo que les quita, lo que les da

La faceta de la Monarca que realmente importa, es cuando las luces de las cámaras se apagan.
martes, 25 de mayo de 2021 · 15:53

Nadie deberá cuestionar sus métodos cara adentro de "Zarzuela", nadie podrá revertir una orden suya en cuanto a sus hijas se refiere y por sobre las dos primeras, absolutamente nadie intervendrá en la educación de Leonor y Sofía. Tres mandamientos simples, que zanjan cualquier discusión y se obedecen de una sola forma: apartándose quien pueda. ¿Tan rígida es la Reina Letizia con sus vástagas como suele aparentar?

Porque restringir el uso de internet y televisión, seguir a rajatabla una dieta inquebrantable, cumplir horarios cuasi militares, sonreír al público y ser excelentes estudiantes puede parecer demasiado para dos adolescentes. Mil veces hemos repasado frente a cada información que trasciende, si la Reina Letizia no se está pasando tres ciudades enteras con su fórmula educativa.

La Reina Letizia sabe que en sus manos está la formación del futuro de "Casa Real".

Dicho por "Vanitatis", la Reina Letizia tiene un tren de compromisos en agenda, pero una misión de vida que no puede ser dilatada ni tomada a menos: está enfocada al 100% en lograr que no solo la Princesa Leonor sino la Infanta Sofía, logren superar expectativas dentro de cada una de las funciones que ocuparán en el futuro como la nueva y renovada cara de la Monarquía. Así lo reflejó el periodista José Antonio Zarzalejos, autor de "Felipe VI. Un rey en la adversidad".

"Letizia es exigente, pero extremadamente cariñosa con ellas y afable con sus amigas y compañeras. Trata de dosificar la conciencia de gravedad de su destino a la princesa de Asturias, con un ambiente de hogar que la construya emocionalmente para que el recuerdo de su infancia y adolescencia le resulte gratificante en el duro porvenir que le espera".

Para la Reina Letizia, la educación de sus hijas solo es inherente a ella y nadie más

Algunos expertos consultados por la mencionada revista, parecen estar de acuerdo en la visión de Zarzalejos, y hay un punto de coincidencia en el que todos convergen: la Reina Letizia no la tiene nada fácil. Ante ello, Cristina Cifuentes, expresidenta de la Comunidad de Madrid, pudo ver la relación maternofilial de cerca y así lo detalló:

"La Reina Letizia ofrece una imagen de madre muy involucrada. Algo especialmente importante por la responsabilidad añadida que supone educar a una futura Reina. Sin duda, doña Letizia es una madre estricta, pero al tiempo también se percibe claramente que está constantemente pendiente de las niñas. A mi juicio, combina perfectamente las dos facetas: la de madre educadora y madre amorosa".

Para la Reina Letizia, prioritario es formar al futuro, pero para ello debe desvelarse en el presente.

Por tanto, la psicóloga experta en conducta infantil, Rocío Ramos Paul, contó que su interacción con la Reina Letizia ha sido cercana, al punto de que ésta le preguntó una vez que tan acertado era premiar las buenas acciones de los niños con chuches. Es difícil para las progenitoras y supone una presión constante cumplir con expectativas: "Si ya se nos cuestiona constantemente como madres, imagínate cuando tienes el foco permanente de todo lo que haces como madre".
 
Por su parte, Javier Urra, doctor en Psicología, añade: “Creo que doña Letizia tiene un papel esperanzador. Ha aprendido rápido qué supone pertenecer a la Casa Real y ser la mujer del Rey. Creo que ha asumido el papel para, sobre todo, preparar a sus hijas y específicamente a la que será la Reina y sus desvelos serán más por el futuro que por el presente. Es un reto precioso. Así veo yo a doña Letizia".