INSÓLITO

El Rey Felipe y las vergüenzas que su gobierno le ha hecho pasar frente a Mohamed de Marruecos

Definitivamente, el Soberano no atina una con su par alauí.
viernes, 21 de mayo de 2021 · 02:30

¡Que tiempos aquellos en los que los exmonarcas Juan Carlos I y Hassan II de Marruecos compartían más allá de las tediosas funciones de sus prístinos cargos, para afianzar aquella amistad en la hermandad más pura! Si algo lamenta hoy el Rey Felipe es haber perdido pisada a su padre y ese gusto que tiene por todo lo árabe, porque su "primo de vida", el actual Rey Mohamed VI le está causando bastantes problemas.

Según lo explica la revista "Lecturas", la oleada ilegal de más de 6 mil migrantes marroquíes a las costas españolas de Ceuta que mantiene en vilo a las autoridades locales, estaría planteada como una represalia por parte del Monarca extranjero contra España, tras informaciones que le confirman la presencia del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en territorio nacional. ¿Qué se sabe sobre la veracidad de esta acusación? Pues el Gobierno Nacional ni se despeina: nadie vió, nadie oyó, nadie habló.

El Rey Felipe se enfrenta nuevamente al mal carácter de Mohamed VI.

No es la primera vez que el Monarca extranjero tiene sus malas experiencias en nuestro país, o al menos por así decirlo en aguas nacionales. En 2014, casi se desata un conflicto diplomático entre España y el país africano, cuando la Guardia Civil retuvo en la costa de Soria a Mohamed VI, quien paseaba en navío por las inmediaciones seguido de sus guardaespaldas en otra embarcación. ¿La razón? Por sus ropas y porte se pensó que estaban ante la presencia de un narcotraficante.

La ridícula situación llegó a los oídos del exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien casualmente se encontraba en la misma localidad vacacionando cuando recibió una llamada del Rey Felipe, que lo dejó helado. "Ministro, me acaba de llamar el Rey de Marruecos, Mohamed VI, y me ha dicho que está detenido por la Guardia Civil. ¿Tú sabes algo de eso?".

Se creyó que entre el Rey Felipe y Mohamed VI todo estaba resuelto.

Al hombre no solo se le acabaron las vacaciones después de la llamada del confundido Soberano. Luego tuvo que trasladarse hasta Rabat, al poco tiempo de aquel incidente, para calmar las tensiones del ofendido Monarca marroquí, pues si algo tienen los gobernantes de estas tierras del cercano Oriente, es que eso de "pasar la página" no se les da tan fácilmente.

Pero antes de todo aquello, lo más absurdo de toda la dramática y grave situación, es que el único punto de cobertura para la señal telefónica, era un árbol ubicado en el centro del pueblo Soriano, así que Fernández Díaz debió recibir órdenes del Rey Felipe, las broncas de "Zarzuela", emitir órdenes a su equipo de trabajo y lograr que los dos guardias que mantenían retenido al Gobernante lo dejaran ir a la inmediatez posible. Repetimos, todo aquello gestionado debajo de un árbol.

A nivel personal los Monarcas se llevan, pero institucionalmente hay ciertas brechas abiertas.

Este varapalo se explica por lo que sigue: como si de la Ley de Murphy se tratara, coincidió que en días previos a este desastroso incidente, se detectó una situación en la que personas ligadas a actividades ilícitas usaban embarcaciones similares a las del "invitado" del Rey Felipe, que no llevaban ningún distintivo para identificarle y de allí la confusión. Al final todo se solventó y el del Reino Alauí recibió una llamada personal del Rey Felipe expresando sus más sinceras disculpas por lo ocurrido, las cuales fueron cordialmente "aceptadas".

Este 2021 vuelven las tensiones. En momentos como este, el Rey Felipe se preguntaría cómo habría actuado el Emérito ante  semejante situación y en estos días recientes, los conflictos que mantienen en vilo a la región de Ceuta. Definitivamente, el Rey Juan Carlos lo habría resuelto todo de forma distinta. No nos extrañaría un telefonazo hasta Abu Dabi, en busca de algunos recomendables consejillos.