IMPERDONABLE

El daño irreparable que causaron Meghan Markle y Harry y la Reina Isabel no puede solucionar

Ante el caos interno que dejaron los Sussex y otros temas, la Soberana pidió refuerzos.
sábado, 24 de abril de 2021 · 14:15

¿Quién dijo que el caos mediático es el mayor problema de la Reina Isabel y el resto de los Windsor? Ahora esto es lo de menos, lo esencial es resolver los temas internos a "Buckingham", que la Soberana no tiene fuerzas para afrontar y ya no se podrá contar con los invaluables consejos de Felipe de Edimburgo para resolverlos.

Tanto el fallecimiento del Duque como la salida de los Duques de Sussex, el Príncipe Harry y Meghan Markle han dejado vacíos en el organigrama de la Familia Real con responsabilidades que deben ser cubiertas con carácter de urgencia. Nada más el esposo de la Reina Isabel era representante de la Corona ante 800 organizaciones. ¿Quién va a ocuparse de estas responsabilidades?

La Reina Isabel no puede soportar otro varapalo más.

Por supuesto que lo anterior se justifica y entiende por causas de deceso natural, pero ¿qué hay de los emancipados Harry y Meghan? Su ansiada libertad (desde todo punto de vista respetable a nivel de decisión) ha sido un entramado hasta ahora sin solución a la vista. "Fácil" fue entregar la mayoría de nombramientos y títulos a la Reina Isabel, difícil para ella es la asignación de nuevas tareas para el resto de miembros activos del reino.

Este representa uno de los mayores malestares para Kate Middleton y el Príncipe Guillermo, quienes han tenido que asumir parte de la carga que los Sussex dejaron atrás con su partida, pero la orden proviene desde la voluntad de la Matriarca y no pueden simplemente "desoirla". No tienen mayor opción que añadir a sus obligaciones, otras adicionales.

Las nietas políticas de la Reina Isabel ahora más distanciadas que nunca.

En un par de semanas se estima que los herederos de la Reina Isabel, los príncipes Carlos y Guillermo a se reúnan en una suerte de "cumbre" que les permita llegar a acuerdos sostenibles en el tiempo y así lo explica "Vanity Fair" al respecto.

El príncipe Carlos, lidera estas discusiones debido a que él es el siguiente en la línea de sucesión al trono y cualquier decisión inmediata afectará a su reinado. El duque de Cambridge también está involucrado, ya que cualquier decisión que tome ahora el príncipe Carlos durará hasta su reinado.

Los herederos de la Reina Isabel acuden en su ayuda para resolver las internas organizacionales.

Por ahora, contar con el Príncipe Andrés (a quien la Reina Isabel desvinculó de las actividades reales por su presunta vinculación con el caso Epstein), ni siquiera es una opción viable. Lo último que necesita "Buckingham", con todo lo que ha sucedido hasta la fecha, sumar el descontento popular con un "glorioso" regreso del Duque de York a la vida pública.

Una de las opciones que barajean los herederos de la Reina Isabel según el rotativo británico "The Telegraph", es echar mano de los buenos servicios del príncipe Eduardo (el menor de los hijos de la Gobernante), y su esposa Sophie, pero la decisión debe ser tomada con la celeridad posible entre dos opciones perfectamente viables: seguir adelante con un gran número de tareas asignadas a los miembros activos de la familia, o reducir significativamente los compromisos y otorgarlos a una menor cantidad de "Royals".