EXCLUSIVA

Las sombras y luces de la personalidad de la Reina Sofía finalmente reveladas a la prensa

Hay "topos" en Zarzuela pasando información privada sobre la Emérita.
viernes, 23 de abril de 2021 · 03:30

La Reina Sofía siempre se muestra ante el mundo como una mujer apacible, de maneras pausadas, incapaz de hacer o decir nada incorrecto y su rostro ilumina - mejor dicho, iluminaba- los espacios a los que asistía como parte de sus obligaciones reales, para las delicias de las audiencias, que siempre apreciaban poder ver de cerca a la más querida de la Casa Borbón.

El año 2020 fue el "annus horribilis" para la agraciada emérita. Una campaña de desprestigio a su intachable imagen amenazó con empalmarla y hasta ahora nadie puede arrojar luces sobre el origen de esta contienda. Desde una actitud implacable, creencias en magia oscura y su "desprecio" a España y su gente fueron algunas de las acusaciones. Cuánto de aquello es cierto y cuánto sería mentira?

La Reina Sofía sin duda es la más querida de todo el clan Borbón.

El portal "Moncloa" despeja la incógnita: bajo la aseveración de varias fuentes cercanos a la Reina Sofía, se construye un retrato hablado que intenta desmitificar los últimos temas que por allí se comentan. Si realmente se quiere saber cómo es en realidad una persona, se debe convivir o trabajar con ella y para nuestra suerte, todo indica que estos informantes tienen todas las respuestas.

En principio, los rasgos más destacados en la personalidad de la Reina Sofia tienen que ver con su compromiso y lealtad hacia la Corona. Todas las fuentes coinciden en ello, mientras otros rescatan su excelente trato para con los demás y su curiosidad por el conocimiento. Nunca se queja, es reservada y tiene un gran sentido del humor. Le encanta contar chistes entre su entorno inmediato y escucharlos.

La Reina Sofía es cálida y muy dada a los afectos en su entorno de mayor confianza.

Consciente de algunos errores que cometió con sus propios hijos, producto de las presiones por criar al futuro Rey y mantener a las Infantes Elena y Cristina bajo estrecha vigilancia, ha volcado lo mejor de su carácter en sus nietos, quienes la adoran por demás. Con excepción de Leonor y Sofía, por disposición de la Reina Letizia, la Emérita es una gran protectora, consentidora y consejera de los chicos Marichalar y Urdangarin.

En sus facetas menos amables, se dice que la Reina Sofía si algo tiene es que es muy, pero que muy tozuda. A la esposa del Rey Juan Carlos cuando algo se le mete a la cabeza, es más fácil sacarle la cabeza que la idea en sí, aunque si el asunto es de tipo familiar, se la ve ceder con más frecuencia de lo que se podría pensar.

Hay quienes han visto la peor faceta de la Reina Sofía y se comenta que es implacable.

El sufrimiento, en parte, ha sido para la Reina Sofía su peor compañía y las decepciones amorosas con Don Juan Carlos agriaron una parte de su conducta. Durante sus años de reinado, su formación helénica y espartana le permitieron por muchos años reprimir sus emociones tras cada humillación pública. Esta constante práctica se volvió tan común, que con el tiempo se volvió una coraza para protegerse de todo y todos aquellos que no forman parte de su círculo inmediato.

¿Quién podría a pesar de todo esto, culparla de algo? Sin embargo, pese a todo intenta llevar a sus 82 años una vida mucho más calmada. Ha envejecido con mucha gracia, manteniendo hábitos de vida saludables y en temas de paz mental, lleva las cosas como puede incluso hasta en términos de comunicación: de cara a España, habla en español, a lo interno de "Zarzuela", habla en inglés, pues le resulta cómodo por extraño que resulte. ¿Podría ser acaso más interesante la Reina Sofía? Toda una caja de sorpresas!