DEVASTADOR

La Reina Isabel, devastada, pide a sus nietos Guillermo y Harry lo único que no podrán cumplirle

La Soberana no puede soportar más tensiones, la partida del Principe Felipe.
miércoles, 21 de abril de 2021 · 09:46

El dolor que embarga a la Reina Isabel puede ser devastador, pero ni siquiera en estos momentos tan difíciles, no pierde la agudeza y puede captar lo que sucede a su alrededor, aunque el resto de los Windsor intenten cerrar filas a su alrededor. Bien lo decía Sophie de Wessex, "se preocupa más por los demás que por ella misma".

Aún con el dolor a cuestas, la Reina Isabel tuvo el temple suficiente como para plantarse frente a sus nietos, los príncipes Guillermo y Harry para hacerles una sola petición que por supuesto, vimos que intentaron cumplir sin demasiados resultados eficaces: “En este caso la reina les dijo que dejaran a un lado sus diferencias por el bien de la familia”, expuso un amigo cercano al clan a la revista "Vanity Fair".

La Reina Isabel pide a sus nietos dejar a un lado sus diferencias para no dividir a la familia.

De hecho, fuentes internas al Palacio, aseguran haber divisado a la Reina Isabel en las inmediaciones de "Frogmore Cottage" residencia en la que se alojó Harry durante los días que permaneció aislado en atención a las  las restricciones sanitarias, por lo que estima que se reunieron en privado. Por otro lado, el mismo sábado en que se oficiaron los actos del Duque de Edimburgo, la Reina Isabel concertó una cita con Guillermo.

Pero el heredero no parece estar dispuesto a perdonar tan pronto, así como varios miembros del clan. Harry sabía muy bien a qué se enfrentaba cuando decidió volver a Reino Unido para honrar a su abuelo, Felipe de Edimburgo, y su nerviosismo y pesadumbre se amplió en dos claros frentes: el dolor de la pérdida que marcó el estado en el que se encontraba la Soberana y enfrentar la frialdad de sus pares familiares.

La Reina Isabel entiende las razones de Guillermo, sabe que en sus razones está defender el honor de los Windsor.

Al menos no del Príncipe Carlos, padre de los confraternos, quien según la revista consultada, tuvo el gesto de invitar a su hijo menor a dar un paseo por las inmediaciones de Windsor, iniciativa aplaudida por la Reina Isabel, que se extendió a Guillermo y por supuesto rechazó. El padre está dispuesto a perdonar y olvidar, su hermano apuesta por la cautela. Sencillamente no confía en Harry.

¿Cuáles son las posibilidades de que una posible conversación entre ellos no termine siendo un tema de alguna entrevista, un documental, o el titular de un tabloide? El segundo heredero de la Reina Isabel aseguró luego de la tertulia televisadaque sostuvo su hermano con Oprah Winfrey que "Hollywood se le subió a la cabeza". En esos términos, no puede abrirse con Harry, no en absoluto.

Si la Reina Isabel puede perdonar a Harry y sobreponerse ¿por qué no podría hacerlo el resto de su familia?

La Reina Isabel puede entenderlo. La posición de su nieto coincide con la de otros miembros, quienes asumen el paso mediático de Harry como algo insólito, califican su comportamiento como "horroroso" y ni siquiera las exequias del Patriarca de la familia son suficientes para calmar las aguas.

Otros encuentros, conversaciones sinceras y abiertas entre Harry y el resto de los Windsor no serán un tema en el futuro próximo para mayor tristeza de la Reina Isabel. Necesitan saber que pueden confiar en él, que pese a su desvinculación de "Buckingham" sigue siendo parte de la familia, y eso tanto el de Sussex como sus consanguíneos, saben que llevará algo más de tiempo. ¿Cuánto? Solo el tiempo tiene la respuesta.