RECORDAR ES VIVIR

El encontronazo de la Semana Santa en la que la Reina Letizia puso en su lugar a la Emérita Sofía

Son tres años y aún no podemos olvidar aquel episodio entre la Soberana y Doña Sofía.
viernes, 2 de abril de 2021 · 13:23

Los dramas en "Zarzuela" se dividen en un perfecto antes y después, enmarcados en el hecho público que trascendió con el tiempo y mostró la peor cara de la Reina Letizia con respecto al trato que le daba (o le da en la actualidad) a su suegra, la Emérita Sofía. Esta Semana Santa se cumplen 3 años desde el famoso rifirrafe a las puertas de la Catedral de Mallorca en 2018.

Ni siquiera la misa de retrospección, reflexión y recogimiento sobre la pasión del Nazareno en estos días de trascendencia histórica y bíblica, pudo contener la ira de una Soberana que prohibió a su antecesora a acercarse a sus hijas, las entonces infantas Leonor y Sofía y vio desobedecida su orden frente a varias cámaras en las puertas del sagrado recinto.

El escandaloso comportamiento de una Reina Letizia frente a un aturdido Rey Felipe que intentó mediar entre las dos señoras y un Emérito Juan Carlos ofendido ante el arrebato de su nuera, no solo fue presenciado por los feligreses, sino por los medios que captaron otro engorroso momento que empañó la imagen cuidada de la propia heredera al trono.

El gesto de la Princesa Leonor de retirar abruptamente el brazo de su abuela de sus hombros mientras Sofía las arropaba a ella y a su hermana en un abrazo, terminó siendo un gesto muy criticado por la opinión pública, pero abrió el debate entre quienes cuestionaban el desprecio de la niña, producto de las "malas maneras aprendidas de la Reina Letizia" y por otro, los que pensaron que Leonor solo intentaba liberarse de la situación bajo el miedo de sentir que desobedecía a su madre.

Por alguna razón que hasta hoy desconocemos, la Reina Letizia mantiene a Sofía fuera del alcance de sus hijas.

Sobra decir que este encontronazo público luego desató una oleada de migrañas que desmotivaron a la impetuosa Reina Letizia. Su ajuste de cuentas en plena plaza pública terminó por salpicar a la heredera, implicada injustamente en una pelea de adultos, catalogada como "malcriada" y cuya formación y valores, hasta el momento impoluta, no estaba exenta de suspicacias.

Esto sin contar que las opiniones se inclinaron a favor de la apacible y ofendida Sofía, la Reina querida que siendo extranjera abrazó a España y amó a los españoles con su buen papel como Consorte, apegada al protocolo, a las tradiciones y quien le dio a la Corona al buen Felipe VI. ¿Cómo podría ser su sucesora tan descarnada para alejar a una abuela de sus propias nietas?

Entre la Reina Letizia y la Emérita, el desagrado fue mutuo desde el inicio.

Actualmente parece que las aguas han bajado. Se prevé que con la inmunización de la Emérita Sofía, sus apariciones públicas se incrementen en momentos tan turbios para la Institución, su presencia cercana puede capitalizar nuevamente el cariño de los españoles, mientras en un costado también activo, la Reina Letizia trabaja codo a codo con el Rey Felipe por asegurar el futuro de la Monarquía y por ende la oportunidad de la heredera de entronizarse algún día.

Pero las imágenes, el escandaloso comportamiento y hasta la camisa oscura  de mini lunares blancos que vistió la Reina Letizia ese día, son un estigma que difícilmente se difumina en la memoria de la colectividad y la prensa ni la internet tampoco olvidan. Por si acaso, hoy se recuerda con el video que en su momento, la revista "¡Hola!" publicó a propósito del engorroso momento bautizado como "La pelea de las Reinas".

Otras Noticias