INSÓLITO

Esos "detalles" en el adiós a Felipe de Edimburgo que ni la Reina ni Buckingham querían que vieras

Entre el sepelio del Duque y el foco de las cámaras no hay nada oculto.
domingo, 18 de abril de 2021 · 13:29

Para muchos resulta un tema incómodo y por lo general, se prefiere no tocar hasta el último minuto, pero para las instancias de "Buckingham", los funerales al igual que los nacimientos, bodas y otros eventos familiares, es de trascendental importancia. De hecho, tanto es así, que los mismos homenajeados participan en la organización de sus propios actos póstumos, como sucedió con Felipe de Edimburgo.

El Príncipe dedicó 20 años de su vida a planificar sus propias exequias y este fue un dato que sorprendió a nivel general. Incluso, participó en el diseño para modificar una furgoneta Land Rover, su marca favorita, para que en el momento indicado trasladara su féretro, como en efecto se pudo ver este sábado como parte de los actos conmemorativos en su nombre.

Uno de los ramos florales dedicados a Felipe de Edimburgo era de Meghan Markle.

Todos y cada uno de los aspectos de este sentido homenaje a la memoria de Felipe de Edimburgo, fue planificado al detalle para que no solamente se cumpliera su voluntad, sino que también a nivel de logística y protocolo fuera simplemente perfecto en su ejecución.

Si bien se puede manejar con pericia los detalles organizativos y estilísticos, muy a pesar de los deseos de Felipe de Edimburgo y las órdenes expresas de la Reina, hay algo que no se puede controlar: la naturaleza humana, porque importante fue todo lo que se vió, pero más interesante aún son los detalles que las cámaras captaron y "casi" pasan por debajo de la mesa. Asó lo evidenció "Vanitatis".

Durante el homenaje a Felipe de Edimburgo, su nieto Harry estuvo muy incómodo.

Uno de estos, casi imperceptible fue la carta que Meghan Markle escribió para Felipe de Edimburgo con su propia letra. Esta nota vino acompañada por una ofrenda floral. Pero fue su esposo el Príncipe Harry uno de los protagonistas: su regreso al Reino Unido lo llevaba de los nervios y se reflejó en el incesante movimiento de las manos, gesto de nerviosismo que llamó la atención de los medios presentes. Se le veía demasiado incómodo al permanecer rodeado de su familia y cerca de su hermano Guillermo.

Algo que casi nunca veremos, es algún gesto emocional en la estoica figura del Principe Carlos, a quién se le atribuye como principal característica su carencia de expresividad, pero no todos los días se despide a un padre. Tanto en su caso como en el de la Princesa Ana y hasta la misma Reina Isabel, verlos llorar fue bastante sorprendente dado su hermetismo, aunque comprensible ante la partida del Duque.

Entre el Príncipe Carlos y Harry no hubo acercamiento durante los actos póstumos de  Felipe de Edimburgo,

La presencia de Lady Penny Brabourne también fue una completa sorpresa. La entrañable y confidente de Felipe de Edimburgo - a quién también se le señaló como "algo más" que una amiga-, que también asistió al sepelio, aunque su presencia no tuvo demasiado seguimiento mediático, y la verdad es que ella lo agradece, dada su personalidad discreta y leal a la familia. Fue la única invitada sin líneas familiares con el clan Real.

Solos pero acompañados lucieron la Reina Isabel y Harry en la Capilla de San Jorge. Hubo imágenes y tomas cerradas en las que se creyó que la esposa de Felipe de Edimburgo fue aislada, pero todo indica que a su lado estuvo su hijo favorito, el controversial Príncipe Andrés. Pero Harry estuvo sentado al extremo del asiento de la Monarca sin ningún pariente cerca de él. Este detalle daría luces de su posición actual frente al resto de la Familia Real.