ESCÁNDALO

Todas las veces que el Rey Juan Carlos puso pálida de la vergüenza a la Reina Sofía

La Emérita sufrió tantas humillaciones que ya no puede sufrir una más.
jueves, 15 de abril de 2021 · 15:37

Llevar durante tantos años el rol como Consorte de España durante varias décadas, requirió de un alto nivel de compromiso y una disciplina que la Reina Sofía logró llevar de forma intachable, aún a pesar de sus propias emociones y sentimientos el sentido del deber prevaleció y su amor por España también. Lo difícil es cuando el Monarca al que acompañó durante tantos años iba en franco sentido contrario, procurándole los peores "trágame tierra" de la historia.

Pese a todas las circunstancias actuales que enlodan el nombre del Rey Juan Carlos, el país le reconoce como el Padre de la Democracia y agradece su servicio durante cuatro décadas, pero ni la Reina Sofía ni el resto de los españoles pueden justificar ni superar cada ocasión en que el Emérito se mandó los crasos errores que sobreviven a la historia.

La Reina Sofía ha debido poner la cara frente a las meteduras de pata del Emérito.

Por supuesto, algunos de ellos fueron captados en cámaras y frente a todas las audiencias, para la mayor vergüenza de la Reina Sofía y los apuros de "Zarzuela" por tapar y resarcir las acciones del Emérito ante la opinión pública.

¿Cómo olvidar las rabietas que protagonizó contra su propio personal de servicio? Un episodio memorable fue su altercado con uno de sus asistentes y todo por una silla. Al parecer, lo único que tenía que hacer el hombre, era acercársela. El enfado ocurrió justo frente a los medios y lo peor es que igual quedó bastante incómodo, por lo que en más de una ocasión, le envío varias miradas acusadoras. ¡Pobre empleado!

El episodio "karmático" de Botsuana que mandó al hospital al Emérito.

Digamos también que el Rey no tiene muy buena suerte con las cámaras. Si no sale mirando hacia otro lado en algunas fotos oficiales o con gesto de un venado a punto de ser atropellado, entonces, o sale en bermudas haciendo barbacoa con Corinna Larsen y su hijo o tomando sol en un yate como Dios lo trajo al mundo. Solo Dios sabe qué opinión tendría la Emérita en cada ocasión y como se habría sentido, siendo tan observada por la prensa y la opinión pública ante los descuidos y desparpajos de su marido.

Para la historia quedó el caso del elefante de Botsuana. Aquel condenable viaje al continente africano en el que el Emérito gastó alegremente 45 mil euros, solo para practicar uno de sus deportes favoritos, la caza. Esto le provocó una fractura de cadera que le obligó a regresar al país y mientras la Reina Sofia y su familia se turnaban para visitarlo en el hospital, el pueblo se iba en indignación.

El medio francés "Paris March" expuso en exclusiva al esposo de la Reina Sofía como maestro de la barbacoa.

Pero si algo saca de quicio a los integrantes de la Familia Real, es darle tela para cortar a los medios. Desde Doña Letizia, hasta la Reina Sofía, quien siempre intentaba mantenerse al margen, saben lo esencial que es la discreción. Lo peor no es que la prensa evidencie algún hecho, lo peor es enfrentarse a ellos, y el Emérito más de una vez lo hizo, como en aquella ocasión en la que le respondió a una periodista: "Lo que os gusta es atacarme y ponerme un pino en la tripa".

Pero sin duda, el historial "romántico" del padre del Rey Felipe, sí que resultó una verdadera humillación que hasta hoy persigue a la Reina Sofía. La innegable existencia de las "amigas" del exgobernante, sin dudas desvió el foco de la atención hacia la desdichada Consorte, pero al menos logró la solidaridad y la empatía de los españoles ante semejantes episodios, tan dolorosos como avergonzantes.

La herencia de las infantas dejó por fuera a la Reina Sofía, pero ¿de dónde salieron esos 1800 millones?

En este sentido, para la Reina Sofía, confrontar con dignidad las deslealtades de su esposo es una cosa, pero otro tema imperdonable tiene que ver con las fuertes sospechas de que al menos, caminan sobre la tierra dos hijos ilegítimos, Albert Solá e Ingrid Sartiau. Ambos pudieron demostrar que son consanguíneos bajo pruebas de ADN y aunque Don Juan Carlos nunca respondió a la demanda de paternidad, este tema no ha cerrado aún después de tantos años.

¿Y qué hay con sus controversiales temas con respecto a lo financiero? Otro tema turbio que casi compromete a la Reina Sofía, pues en algún momento, algunas fuentes afirmaron que ella misma sería cómplice por omisión, situación que nunca se comprobó. En cuanto a su esposo, todavía debe explicaciones a la justicia: si su sueldo anual era de 8 millones de euros para la administración de "Zarzuela", ¿de dónde salen los 1800 millones que heredarán sus hijas las Infantas cuando fallezca?