EXCLUSIVA

El dolor y el deber para la Reina Sofía: su único consuelo durante una importante reunión

Para la Emérita, la procesión va por dentro.
miércoles, 14 de abril de 2021 · 10:21

Han sido días difíciles, pero a pesar de la pesadumbre que conlleva la noticia del fallecimiento de Felipe de Edimburgo, la Casa Real española debe seguir adelante. El "tío Phillippos" ha desaparecido, pero la Reina Sofía lo lleva presente sin decir una sola palabra, pero con un gesto muy significativo.

Hasta ahora, la Reina Sofia no ha hecho ninguna declaración pública al respecto, y en estos últimos días, la fatídica noticia coincidió con la aplicación de su segunda dosis de la vacuna Pfizer para mantenerse inmunizada contra el coronavirus. Se la vio entonces serena y callada. En su naturaleza espartana, la que comparte con Felipe de Edimburgo, las emociones se viven a lo interno o simplemente se suprimen.

La Reina Sofía durante su encuentro con la Federación Española de Parkinson.

El trabajo debe continuar para todos pese a la consternación, así que la Reina Sofía continúa con su agenda institucional, esta vez para atender una reunión semipresencial con la Federación Española de Parkinson, una de las organizaciones con las que mantiene estrecho vínculo y a propósito de la conmemoración del Día Mundial que celebra la lucha contra esta enfermedad.

Para este fin, la Reina Sofia se reunió en uno de los salones de "Zarzuela" con dos personas más, por lo que debió recurrir a la mascarilla obligatoria y en conjunto atendieron vía online, el encuentro con representantes de esta organización. El objetivo es visibilizar aún más esta patología y apoyar tanto a quienes la padecen, como los esfuerzos de la ciencia por encontrar tratamientos más eficaces que brinden mejor calidad de vida a los afectados.

El detalle con el que la Reina Sofía honra en silencio a Felipe de Edimburgo.

Sin embargo y tomando en cuenta la importancia de esta causa, un detalle llamó la atención en el atuendo que la Reina Sofia decidió llevar durante esta reunión, que resultó reconocible a simple vista y muy significativo: de su chaqueta roja estilo Tweed, colgaba un prendedor con forma de dos amapolas, rojas y plateada, que ya se nos hacían familiares viéndolas de cerca.

Son los famosos broches que hemos visto a la Familia Real británica usar en sus actos conmemorativos para honrar a los héroes de batalla británicos que han caído en los conflictos bélicos mundiales. "Huffington Post" señaló que se trató de un guiño por parte de la Reina Sofía al Duque de Edimburgo, quien en vida sirvió a la Royal Navy, y en 1945, mientras se encontraba al mando del buque "Whelp", salvó las vidas de dos ocupantes de una embarcación británica que sucumbió al ataque de los japoneses. Este acto heroico le mereció la condecoracion de la "Cruz de Guerra Griega del Valor".

El broche de la Reina Sofía es similar al de la Familia británica

Estas amapolas que lució la Emérita en recuerdo a Felipe de Edimburgo, en Reino Unido se conocen com "remenbrance poppy" o "amapola del recuerdo" y se usan desde 1921. Tienen su origen histórico en el año 1915, en el frente occidental de Flandes en Bélgica. Según los soldados que se encontraban en el lugar, la tierra era infértil, hasta que comenzó la temporada de amapolas y estás comenzaron a crecer por todo el lugar, acompañando el trayecto y caída de los héroes.

Es por ello que cada año, a los miembros de la Familia Real Británica se los ve con broches de amapolas rojas en las solapas de sus trajes cada 11 de noviembre, para conmemorar el Día del Recuerdo por motivo del armisticio. En esta oportunidad, la Reina Sofia honra a uno solo de estos héroes, uno muy cercano a ella y muy querido, que libró su última lucha "tranquilo y pacíficamente" este pasado viernes.