INDIGNANTE

El Rey Juan Carlos lo vuelve a hacer: el Estado lo libra de responder por cien millones de euros

Los yates, Ferraris y la mansión del Emérito, están a salvo por ahora.
jueves, 1 de abril de 2021 · 14:14

Desde el sorpresivo blanqueamiento de unos 4 millones de euros que el Rey Juan Carlos reguló ante el Fisco Nacional, y el posterior requerimiento del organismo sobre la documentación que reflejaba en concepto y números los gastos de aquellos viajes onerosos financiados por la controversial Fundación "Zagatka", parecía que el tema sobre las investigaciones en su contra se detuvieron de pronto en el circuito mediático.

Pero "Informalia" sorprendió recientemente con una unesperada noticia que no dudamos resultaría un gran alivio para el Rey Juan Carlos: El periodista Juan Luis Galiacho confirma que "el Estado eximió al padre de Felipe VI del pago de impuestos por donaciones que superaban los 100 millones de euros".

Por ahora, el Rey Juan Carlos nuevamente "torea" a la justicia española.

Esta confirmación que no resulta menos que sorprendente tiene una causa legal, cuyo vacío jurídico benefició largamente al Rey Juan Carlos durante sus décadas de reinado: el Rey de España está exonerado por ley divina y de los hombres a pagar impuestos como el resto de los contribuyentes del país.

No conforme esto, el mediático expuso un dato que seguramente gran parte de la opinión pública desconocía y es que aquellos costosos regalos que el Rey Juan Carlos recibía de parte de sus generosos amigos de corazón y de bolsillo, caían directamente como parte del "Patrimonio Nacional" aunque se sabía que luego el exmonarca disfrutaba personalmente de todo aquello, porque el organismo también se encuentra dotado de exenciones de tipo tributarias.

Los "regalos" que el Rey Juan Carlos recibió durante su reinado están exentos de impuestos.

En este tipo de operación que filtraba cualquier paso "innecesario" por Hacienda, no sólo iban bienes materiales, sino que fácilmente podrían pasar sorteadas importantes sumas de dinero que recibía el Padre de la Democracia en calidad de "donaciones" y "obsequios". Total, es de mala educación rechazar algún agasajo y educación es de lo que el Emérito nunca carece.

Entre algunos de las generosas dádivas que el Rey Juan Carlos recibió y sumaron en conjunto los 100 millones de euros de los que comentamos en principio, se cuenta según el rotativo consultado, el Palacio de la Mareta, los yates de veraneo del exgobernante,  Fortuna II y Fortuna III y de coches de alta gama marca Ferrari.

Si algo no se puede dudar es de la capacidad de los amigos del Rey Juan Carlos para agasajarlo.

El tema es más que obvio, por estos bienes ni pagó el Rey Juan Carlos y el Estado tampoco. "lo que el rey ha recibido como donación no lo puede deshacer nadie. Ni aunque quiebre la contabilidad real o la de Patrimonio. Esta ventaja tiene su inconveniente, ya que ahora el Emérito no puede tirar de ese baúl de regalos personales para pagar al fisco aunque quisiera hacerlo".

Incluso Galiacho va más allá. Señala que los movimientos opacos que se registraron en arcas reales vienen desde mucho antes de las "contribuciones" de los amigos saudíes del Rey Juan Carlos, sino desde las disparidades del entramado legal que le permitió al exsoberano realizar estas acciones por su envestidura. La historia habría sido diferente, si como cualquier mortal, el Rey hubiera correspondido a su responsabilidad.

Otras Noticias