INSÓLITO

El espía en Buckingham que contó a la producción de "The Crown" todo sobre la Reina Isabel

La Soberana perdió la cuenta de cuántas veces su personal de seguridad la ha decepcionado.
jueves, 1 de abril de 2021 · 04:30

¿Recuerdan la historia de Michael Fagan, el pintor que logró colarse en los años ochentas en la alcoba de la Reina Isabel deslizándose por un desagüe? El hombre que logró tener una "audiencia" de 10 minutos con la Soberana antes de ser sacado por el personal de seguridad y recluido en un hospital mental por 6 meses, tiene un relevo importante 20 años después. Nuevamente el Palacio de Buckingham tuvo a un nuevo infiltado, esta vez con una misión muy particular.

Michael Fagan, el pintor que le dio "los buenos días" a la Reina Isabel.

Si en algún momento se han preguntado por qué la exitosa serie "The Crown" contiene en su guión verdaderos detalles de coincidencia y argumentos que se adecúan casi perfectamente a la vida interna del Palacio y de la Reina Isabel, la respuesta la expuso recientemente el diario argentino "La Nación" ¡y es que no lo podíamos creer, hay que tener mucha retentiva e imaginación!

Los productores debieron encontrar la manera de irse "por los caminos verdes" para poder encontrar información de primera mano sobre lo que acontecía detrás de los muros de "Buckingham" sin desobedecer la orden expresa de la Reina Isabel y efectivamente encontraron el punto de equilibrio entre una opción y otra.

La verdad es que la producción del programa y los responsables del arte de la serie tuvieron serias negativas por parte del Palacio y por ende, de la Soberana para siquiera poder ingresar a algunas de las estancias de la magnífica estructura para reflejar a detalle el movimiento que se puede apreciar dentro o al menos, los detalles estéticos, así que contra todo pronóstico, decidieron "infiltrar" a alguien del equipo en las instalaciones para que hiciera el trabajo.

Ante situaciones desesperadas, medidas desesperadas: así lograron "no" desobedecer a la Reina Isabel.

Esto lo confesó al diario británico "The Times", fue el diseñador de producción de la serie, Martin Childs, el encargado de la difícil misión: por 45 euros, se adentró en el "Palacio de Buckingham" en un tour turístico, en el que pudo conocer, tomar nota y detallar con ojo agudo, espacios importantes como salones y oficinas, e incluso, el recinto donde descansa el trono de la Reina Isabel y el "Salón Blanco".

Evidentemente, y por razones obvias, los únicos espacios inhabilitados para la visita eran los dormitorios de la Reina Isabel y el Duque de Edimburgo, que están ubicados a tan solo un piso superior de las estancias que se permitían dentro del recorrido. El único dato verídico que pudo saber es que tal como se aprecia en la serie, ambas habitaciones se conectan a través de puertas contiguas.

Así se ubican el dormitorio, el vestidor de la reina y el dormitorio del príncipe Felipe. Entonces, tuve una metáfora arquitectónica de un matrimonio extraordinario. Significaba que podían cerrarse las puertas el uno al otro, que habría distancia y cercanía entre ellos cuando quisieran.

Uno de los capítulos más sorprendentes y mejor logrados de la cuarta temporada de la serie "The Crown".

Al menos, al artista no se le ocurrió emular la temeridad del desdichado Michael Fagan en sus intentos de descubrir los lugares más personales de la Reina Isabel y su gran imaginación le ayudó a contarnos la historia de esta fantástica serie, pues en esos tiempos a diferencia de ahora, los cargos por allanamiento de morada no existían, pero ahora la historia es otra cosa y pudo meterse en verdaderos problemas.