DESGRACIA

Las injusticias y desdichas que viven las princesas Aiko de Japón y su prima que dejó todo por amor

La historia de la Princesa Toshi y su consanguínea dieron la vuelta al mundo.
miércoles, 31 de marzo de 2021 · 15:03

En la tierra del sol naciente "la Princesa está triste ¿qué tendrá la Princesa?". La poesía de Ruben Darío Sonatina no resuelve el enigma pero nosotros sí: Aiko de Japón, la única heredera del emperador Naruhito se ha quedado sin tiaras que mostrar y a las que tendría legítimo derecho, pero ahora recibe el peor bajón de su dinástica vida. Su tío Fumihito fue anunciado por el Trono del Crisantemo como el próximo Príncipe heredero en un país donde imperan los peores rigores de la Ley Sálica.

Si a muchos indignó la historia que la autora Pilar Eyre dejó caer en la que el Rey Juan Carlos declaró a su propia hija, la Infanta Elena como "incapacitada mentalmente" para reinar, en Japón el machismo gobierna sobre las conciencias de la Familia Imperial y no hay línea sucesoria directa que valga. Aiko de Japón ha perdido su derecho por nacimiento y sin capacidad de protestar.

El destino de Aiko de Japón está decidido: sin tiara, sin trono.

Ahora el Gobierno Nacional, presidido por el primer ministro Yoshihide Suga, añade un nuevo nivel de dificultad: se supone que según la tradición, a las princesas que alcanzaban los 20 años, las homenajeadas eran agasajadas con una tiara y pendientes a juego creadas exclusivamente para la ocasión y confeccionadas con diamantes y perlas, pero según la revista "Vanity Fair", este año, la pandemia eliminó la partida presupuestaria para que a finales de año, la Princesa Toshi, reciba la codiciada alhaja.

Además los presupuestos asignados por el Gobierno para los gastos personales y de representación de la familia de Aiko de Japón, se redujeron. Si la hija de Naruhito desea su tiara, sus padres, los emperadores deberán desembolsillar la suma de sus propios peculios y eso probablemente no sucederá.

Aiko de Japón podría ser la única princesa imperial sin recibir la tradicional tiara que la celebra en sus 20 años.

Ni siquiera el debate que el Congreso Japonés, en la víspera del 20 cumpleaños de Aiko de Japón, presionó para dilucidar sobre el derecho de las mujeres a reinar como emperatrices en este país sirvió para torcer el brazo del gobierno de Suga: "las cosas no se van a mover".

Entonces, para las princesas nacidas en el seno de esta estricta Familia Imperial, como el caso de Aiko de Japón, un premio de consolación es recibir una tiara por el "error" de nacer bajo el género femenino, pero eso no las exime de crudas presiones que en comparación dejan al Palacio de Buckinghan como una simple vecindad. Quizás esta fue una de las razones que impulsaron a su prima Ayako de Japón a dejar su preciada joya palaciega y abandonarlo todo junto al hombre de su vida, un plebeyo, de paso.

 

La prima de Aiko de Japón, Ayaki, se casó felizmente en una boda tradicional.

Esta noticia recorrió el mundo, la consanguínea de Aiko de Japón se enamoró perdidamente de un empresario nipón, Kei Moriya. Se conocieron jugando al tenis y fue amor a primera vista. Ella debió decidir entre su título y el amor, prevaleció lo segundo y se casó con el elegido hace tres años, en 2018 y no le fue tan mal, le fue asignada una partida de un millón de dólares para manetener su costoso tren de vida.

Sun embargo, es posible que a futuro las cosas cambien para las mujeres de la Familia Real como en el caso de Aiko de Japón que aún es miembro activo. En realidad, cuentan solo con cuatro herederos varones en comparación con el número de mujeres y más jóvenes, por lo que existe cierta presión po r parte del Legislativo japonés para flexibilizar la posibilidad del ascenso de las mujeres al trono.