EXCLUSIVA

La Infanta Elena y el precio que pagaría por ir en contra del Rey Felipe

Para la Duquesa de Lugo, darle la espalda al Rey le podría hasta costar su título.
miércoles, 31 de marzo de 2021 · 11:16

La Infanta Elena, la mediadora, quien inifica a la familia en medio de las tormentas y tuvo que asumir las consecuencias de su decisión al apoyar a "los familiares" del Rey Felipe. Nunca dejaría a su padre Don Juan Carlos solo, nunca abandonaría a su hermana Cristina en medio del caso Nóos ni a su cuñado Iñaki cuando todos le dieron la espalda y les removieron sus títulos como Duques de Palma. ¿Acaso podríamos culparla por eso?

Para el resto de los mortales no, pero en el intrincado ajedrez de "Zarzuela" el juego es diferente. Desmarcarse del Rey Felipe tiene sus perjuicios y entrar a figurar en la famosa "lista negra" de la Reina Letizia, más aún. Sun embargo, aún y cuando no los soporta, ni los tolera y a su propio hermano no le perdona el trato dado a su padre y posterior exilio, su deber con la Corona y su apoyo al Monarca debe ser irrestricto y así lo siente ella.

La Infanta Elena, la mediadora, la unificadora.

Así que tal como señala "Vanitatis", esta capacidad de la Infanta Elena de separar su desprecio por su hermano y su total lealtad a la Corona y a su máximo representante, le hace merecedora de ser la única de las Infantas que puede aún transitar por "Zarzuela", sin tener que coincidir con su hermano a menos que el Monarca solicite su presencia.

Esto sucede particularmente justo después de las frecuentes visitas que la Infanta Elena realiza hasta Abu Dabi. No es difícil inferir que en "Casa Real" es requerida para que dé parte de la salud del Emérito y de su estado en general. Hasta se sabe por medio de fuentes internas en Palacio, que el Rey Felipe ha mantenido contacto telefónico con su padre por asuntos "puntuales" pero por lo general es la primogénita quien ofrece información de primera mano.

La Infanta Elena supo sembrar a sus hijos amor por sus abuelos

¿A qué otra cosa podría ir a "Zarzuela la Duquesa de Lugo? pues razones sí tiene. Con la autorización del Soberano para transitar por las inmediaciones, el medio citado afirma que en la extensa propiedad de Estado, la Infanta Elena a veces visita a las únicas "inquilinas" que quedan en el magnífico recinto real, la Reina Sofía y su tía Irene de Grecia. Además, siendo una gran aficionada a la hípica, a veces recorre sola los jardines y senderos con sus caballos que aún se mantienen dentrop de los espablos reales.

Otra cosa es que para poder reunirse con los suyos, claro está, "Zarzuela" ya no es opción, la familia casi en pleno está vetada así que es su flamante piso en el Barrio del Niño Jesús que viene a ser una "sucursal" del Palacio, y no estamos exagerando: no solamente fue el domicilio que recobió a Iñaki Urdangarin cuando alcanzó el tercer grado de su causa, hasta el hijo de éste, Juan Urdangarin ha sido arropado por su tía en su estancia en Madrid.

La Infanta Elena ha sido el único pilar en el que se apoya su hermana Elena y su familia.

De hecho, hay recuerdos imborrables para la Infanta Elena que duelen al sol de hoy: fue en su casa donde el Rey Emérito se despidió de su familia antes de partir a Abu Dabi, allí estaban Froilán y Victoria Federica, su nieta "más Borbón" y el mismo Juan Urdangarin. Como se puede ver, el hogar del ojito derecho de Don Juan Carlos es el centro de convenciones de la Familia. El único lugar común que les queda para sentir que alguna vez fueron más unidos y más familia.

Hoy, la Infanta Elena vive en aquel piso de 5 habitaciones, 4 baños gran cocina y área de servicio sola con Victoria Federica, con Froilán que a veces se queda con ellas. Sueña con el regreso de su padre, con la unión familiar, con Cristina en España y su cuñado reivindicado ante la justicia. Escenarios que no sabe si realmente sucederán, pero sabe que ante cualquier cosa que ocurra, todos y cada uno de los miembros de su familia siempre podrán contar con ella.