INAUDITO

La Reina Isabel y sus presiones sobre el Príncipe William que espantarían a la propia Lady Di

Lo que la Monarca exige, sencillamente se cumple.
domingo, 28 de marzo de 2021 · 11:59

Historia vivida, lección aprendida. La Reina Isabel podrá tener la edad que tenga, pero siempre recuerda. Y si hoy su envidiable lucidez a sus 95 años es digna de admiración, maginemos qué tal aquello hace unos diez años exactamente, cuando su sabiduría y su empeño en no tropezar dos veces con la misma piedra, sirvió para aconsejar a su nieto Guillermo a no cometer "ciertos" errores.

Digamos que cuando hablamos de la lóngeva Soberana, quizás "aconsejar" no sea el término, pero sí "presionar" de acuerdo a lo recogido por el portal "Sputnik News", en aquellos días cuando el Príncipe Guillermo después de nueve largos años aún no estaba "convencido" de si Kate Middleton era la mujer adecuada para unirse a él en matrimonio.

La Reina Isabel debió poner un alto a las indecisiones de Guillermo.

Mientras tanto, la nieta política de la Reina Isabel recibía la burlas de la prensa e incluso de la aristocracia británica, quienes derrocharon creatividad para adjudicarle todos los apodos posibles a cual más humillantes. El "Waity Katie" (Katie la que espera), era la condena pública que pronosticaba por adelantado en aquellos turbulentos días del 2007, que la aristócrata se quedaría para vestir santos. Ni pensar que hasta su propio apellido, fue eco de burlas cuando aseguraban "¡es tan Middle!" (común).

Este diario recoge las declaraciones de la experta en temas de la realeza en el país vecino, Camila Tominey al medio "The Express" en el que asegura que el nieto de la Reina Isabel atravesaba por dos procesos completamente divergentes en ese entonces: no podía comprobar si su novia tenía la garra suficiente para afrontar todo el peso de lo que significaba ser la futura esposa de un heredero y por si fuera poco, el fantasma de la separación de sus padres lo perseguía.

Las fotos de las noches de juerga del heredero que indignaron a la Reina Isabel.

Además, en esos días recordemos que el heredero de la Reina Isabel era todo un veinteañero en potencia, de servicio militar y más de una vez, diarios como "The Sun" y "Daily Mail" lo retrataron en sus mejores salidas de juega con los colegas de servicio, retratándose con chicas y pasando sus mejores momentos mientras Kate lo esperaba pacientemente en Londres.

Ante ello, la Soberana debía intervenir. Después de una corta ruptura en ese 2007, una vez Guillermo y Kate retomaron, fue ella quien puso al Príncipe entre las espada y la pared para que finalmente se decidiera a comprometerse. La joven no podía seguir en espera, siendo blanco de tabloides y ya era tiempo de que el Príncipe asentara cabeza.

El heredero de la Reina Isabel vive una vida feliz y plena junto a su familia.

O se casaba o se separaba de forma definitiva. La Reina Isabel no podía consentir otro divorcio a futuro, casi se descalabra la Corona con el fallido matrimonio de Lady Di y Carlos, ni de chiste iba a soportar que en esa ocasión fuera precisamente su nieto quien diera otra estocada de igual o peor naturaleza.

El tiempo demostró que la Reina Isabel tuvo razón para interceder a favor de la pareja. Hoy Guillermo y Kate están más sólidos que nunca y con una hermosa familia. Además, las últimas adversidades derivadas de las polémicas con los Duques de Sussex, han unido aún más a los miembros de la Casa Real, en un intento por sobrellevar de la mejor forma posible todas las adversidades en su camino.