EXCLUSIVA

El eterno misterio y las razones que retrasan la relación de la Princesa Leonor con el Ejército

Le guste o no a la heredera, esto tendrá que pasar.
domingo, 28 de marzo de 2021 · 10:33

La educación de la Princesa Leonor es la eterna encrucijada para "Casa Real" y el Gobierno. No importa cuántas veces la Institución monárquica repita que el proceso formativo de la futura Reina de España es un asunto únicamente inherente a sus padres, resulta que la heredera no es cualquier niña bien de familia, la Princesa Leonor es un tema de Estado, y esto no lo decimos nosotros porque sí, el artículo 62 de la Constitución Española lo deja expuesto y eso es lo que hay.

Según la Carta Magna, solo hay una sola vía de direccionalidad posible para resolver este tema, pues no es que deja demasiado margen para maniobrar distinto: corresponde ni más ni menos que a la triada del PSOE, Unidas Podemos y "Zarzuela", diseñar en conjunto la hoja de ruta que constituirá la formación castrense de la Princesa Leonor y nos morimos por ver cómo estas tres fracciones se van a poner de acuerdo para lograrlo.

La Princesa Leonor brilla en actos públicos ¿cómo será su rendimiento en la milicia?

Por ahora en cuanto a este tema, más allá de la altisonante pregunta sobre cuándo la heredera ingresará a formar parte de las fuerzas militares de su país, la única respuesta es un "no por ahora", tomando en cuenta que dentro de pocos meses, la Princesa Leonor partirá a Gales a terminar su formación escolar en el "UWC Atlantic College", pero si siguiera los pasos de su padre, el Rey Felipe, su enlistamiento ocurrirá a los 16 años, ni más ni menos.

Por supuesto que la formación de Felipe VI fue mucho más amplia y especializada en su trayecto dentro de la fuerza castrense y así lo resume el diario "La Nación": "El entonces Príncipe de Asturias empezó su formación militar en la Academia de Zaragoza. Un año más tarde continuó en la Escuela Naval de Marín, con una etapa a bordo del Juan Sebastián Elcano. En su último año, en la Academia del Aire, se convirtió en un destacado piloto de combate de la Fuerza Aérea".

Irremediablemente, el camino está fijado para la Princesa Leonor.

Queda demostrado que la Princesa Leonor se sabe conducir en los actos de orden civil y público. Una demostración más que probada, fue durante la conmemoración del 30 aniversario del Instituto Cervantes, sin sus padres, una muestra de desapego en todo sentido de lo que ello representa, y con muestras de candidez y profesionalismo. Correcta, un 10 en cada aspecto de esta presentación en solitario.

¿Quién dijo miedo? En todo caso, la Princesa Leonor solo tiene que seguir el patrón de sus pares europeas, a las que por cierto les está yendo regio y destacan dentro de sus funciones castrenses como parte de su formación, en amplia demostración de servicio a su país. Ejemplo de ello es la Princesa Isabel de Bélgica quien solita decidió  ingresar en la Real Academia Militar de Bruselas y la Princesa Amalia de Holanda ya se encuentra reclutada. Si las fuerzas la requieren, asistirá al llamado de su país sí o sí.

Tal como la Princesa Isabel de Bélgica, nos cuesta imaginar a la Princesa Leonor vestida de camuflaje.

En suelo patrio, no se trata de un simple capricho. ¿Cómo podría la Princesa Leonor en el futuro ostentar la Capitanía de las Fuerzas Castrenses y regentar una Institución de la cual no conoce siquiera? Sin una muestra siquiera simbólica de acercamiento hasta ahora, preocupa enormemente, pero tarde o temprano, tendrá que suceder.

Además, no todo será ejercicios de resistencia física y llenarse de lodo o levantarse a las 6 AM, esto va a un nivel mayor la princesa Leonor podría reivindicar con su ejemplo el papel de la mujer dentro de la Institución militar e incluso motivar a futuros enlistamientos femeninos. En un mundo tradicionalmente pensado para hombres, con ella al frente, sería otro espacio a conquistar para las mujeres del país en busca de la equidad e igualdad d oportunidades.

Otras Noticias