INESPERADO

El Rey Felipe y su "trágame tierra" en su viaje a Andorra y esta vez Letizia no tuvo nada que ver

Para el Monarca, mejor resultaba quedarse en España.
sábado, 27 de marzo de 2021 · 13:03

Cuando el Rey Felipe y la Reina Letizia organizan un viaje internacional, la máxima expectativa es que todo salga de acuerdo a lo planificado, sobre todo en el país receptor, de modo que la hoja de ruta trazada para los encuentros bilaterales se realicen sin ningún tipo de sobresaltos.

Sin embargo, la posibilidad de errores e imprevistos siempre están a la vuelta de la esquina y en las ocasiones menos pensadas. Si creíamos que la Reina Letizia era la única en llevarse el protagonismo frente a situaciones extrañas, esperemos a ver la incómoda situación que tuvo que atravesar el Rey Felipe frente a sus anfitriones, los copríncipes de Andorra. Así lo recoge "El Plural".

A veces el Rey Felipe protagoniza sus propias metidas de pata.

Como es acostumbrado, el Rey Felipe no se buscó la situación como sucede en algunas ocasiones en el caso de su impetuosa Consorte que de alguna manera, siempre logra salirse con la suya. Fue un incidente del que no hay que preocuparse tanto y en todo caso, el "trágame tierra" fue para el paciente Monarca.

Ocurrió momentos antes del episodio de la Reina Letizia y sus acostumbrados "no brindis", en los que se une al protocolo pero no lo culmina, es decir, levanta su copa pero no bebe lo que sea que haya servido.

Finalmente, cuando el Rey Felipe supera la tensión, la Reina Letizia remata al negarse a tomar del brindis.

En agradecimiento por la invitación a Andorra por el cálido recibimiento que obtuvieron, era de esperarse que el Rey Felipe tuviera un pequeño gesto con sus anfitriones e invitados, así que no se le ocurrió una mejor idea que ofrecer un brindis por la nación amiga.

Así que antes de terminar su discurso, enfatizó con la siguiente invitación: "Y con estas palabras levanto mi copa..." sin darse cuenta que en realidad, el personal asignado no había servido ninguna en la mesa. El pequeño momento tenso fue matizado con una sonriente actitud del Rey Felipe mientras que rápidamente, acudieron en su ayuda para proveerle de una ansiada copa.

Sin embargo, la visita a Andorra fue un éxito para el Rey Felipe y la Reina Letizia.

Todo ocurrió en menos de dos minutos, pero para el Rey Felipe habría sido un siglo, frente a sus acompañantes que permanecían a la expectativa. Por supuesto, el brindis finalmente fue pactado, por todos menos por la Reina Letizia que remató el momento negándose a beber junto a los demás.

Sin embargo, el resto de la velada transcurrió con total normalidad y sin mayores sobresaltos, pero no dejó de recordar un episodio similar ocurrido con el padre del Rey Felipe, el Emérito Juan Carlos con un hecho similar cuando quiso oficiar un brindis sin copas a la vista: “Os invito a levantar nuestras copas... que no nos han puesto nada”.