INÉDITO

Todas las veces que la Reina Isabel quiso deshacerse de Lady Di y no lo hizo cuando pudo

Si alguien es responsable de algunas canas que poblaron la cabeza de la Soberana, fue Diana.
lunes, 22 de marzo de 2021 · 04:15

El destino la convirtió en Monarca, cuando por línea sucesoria no le correspondía, siendo muy joven y sin tener tiempo para digerir el fallecimiento de su padre Jorge VI debió ponerse al frente de un país expectante ante la entronización de una princesa que no nació para gobernar. Cerró las puertas de su vida personal al mundo bajo el ánimo de que su privacidad no opacara su gestión dentro de su reinado, y cuando finalmente la Reina Isabel creyó que todo lo tenía bajo control, Lady Di apareció en escena.

La simpática aristócrata de 19 años no parecía ser una amenaza, con sus delicadas formas y sus ojos de ciervo asustado. Jamás se imaginó que aquella princesa tímida y vulnerable, que fascinaba a la prensa y hasta llegó a opacar a la Familia Real entera, luego aprendería con el tiempo a usar el poder de los medios a su favor. ¡Y de qué manera! Incluso hasta el punto de avergonzarla.

Dos mujeres completamente diferentes, la Reina Isabel y Lady Di.

En esos días, el marcado contraste entre una princesa cercana al Pueblo y unos miembros de la Familia Real que apenas sí lograban esbozar una sonrisa al público y el rictus protocolar apenas los dejaba caminar, resultaba incómodo no solo para la Reina Isabel sino para el resto de los "Windsor", quienes coincidieron en que el carisma natural de la Princesa, era una "desesperada forma de llamar la atención de la prensa".

Sin duda, la famosa "Entrevista del Siglo" que la Princesa de Gales estelarizó para la cadena londinense "BBC" en 1995, fue el desafío público que deslastró a la Reina Isabel de todas sus convicciones para aprobar la anulación del matrimonio entre su hijo, el Príncipe Carlos y su nuera. Ni siquiera lo pensó, lo que no se logró en 4 años de forzada separación, lo deshizo en cuestión de semanas.

La "Entrevista del Siglo" que agotó la paciencia de la Reina Isabel.

Pero hubo otro hechos que encolerizaron a la Reina Isabel. Pese a las advertencias y a las privadas audiencias a las que fue convocada en "Buckingham" para reprochar su comportamiento, Lady Di seguía a su aire. Como ninguna otra representante de la Casa Real británica, la vida casi hollywoodense de Diana resultaba para la Soberana un estupor tras otro.

En lo publicado por el portal "Meganoticias", una de las cosas que realmente la Reina Isabel no podía pasar, era ese interés que parecía tener Diana por la constelación hollywoodense, entre actores, cantantes, directores de cine y socialítés. Para ella, una cosa era entender que siendo joven, su nuera pudiera admirar todo aquello, ¡y otra muy distinta era ver con buenos ojos cómo protagonizaba una escenita de "Fiebre de Sábado por la Noche" junto a John Travolta, durante una invitación del expresidente norteamericano, Donald Reagan a la Casa Blanca!

 

De aquellos "escándalos" que la Reina Isabel prefiere no recordar: las salidas nocturnas de Mercury y Diana.

Pero en términos de tolerancia, según el medio citado, peor que lo anterior era el vínculo inseparable que unió a Lady Di con el legendario cantante de la banda "Queen", Freddy Mercury. La sola idea de imaginar a la Princesa de Gales vestida como hombre en un bar de ambiente, resultaba insoportable para la Reina Isabel, quien se convencía cada vez más de que su nuera "arrastraba" el nombre de la Institución con su deliberado comportamiento.

Pero si algo trajo verdaderos cruces entre la recordada Lady Di y la Reina Isabel fue el encontronazo conceptual entre las dos mujeres frente a la crianza que debían recibir Guillermo y Harry. Tal vez la Soberana doblegó su voluntad ante la insistencia de Diana de proporcionar a los niños una vida "normal", sin embargo, se dice que después de llevarlos a un juego de béisbol, la exconsorte debió pedir disculpas públicas por exponer la vida de heredero y el benjamín sin "atender a posibles consecuencias" en cuestiones de seguridad.