POLÉMICA

La Reina Letizia y su peor decisión que la obliga a disculparse públicamente

La Soberana actuó sin pensar y generó verdadero malestar.
miércoles, 17 de marzo de 2021 · 10:54

La Reina Letizia no es de las que se disculpan por su personalidad y carácter, pero no es indiferente a las ofensas cuando es ella quien las comete. En esta ocasión, su última jugada de estilismo le causó a un gran personaje el peor de los desaires y ahora le ha tocado a la Soberana responsabilizarse por ello. "Vanitatis" lo amplía.

Acertadísima fue su elección en cuanto a vestimenta se refiere, para presidir junto al Rey Felipe el acto de entrega de las acreditaciones correspondientes a la novena edición de Embajadores Honorarios de la Marca España, con un dos piezas elaborado con una mantilla como base del diseño en colores verde agua y marfil que, aparte de ser reconvertido en una hermosa falda, también fue utilizada para confeccionar el puño y el cuello de su vaporosa camisa en tono blanco.

La última apuesta de estilismo le valió a la Reina Letizia disculpas públicas.

Esta pieza de confección se atribuye a la creatividad del diseñador Juan Duyos y aunque de él son los créditos, la pieza escogida realmente es creación de la artesana Ángeles Espinar, quien lleva más de 60 años dedicados al arte de la elaboración de estas mantillas, tan exquisitas como la que hemos visto lucir a la Reina Letizia recientemente.

¿Problemas de autoría? No en absoluto, el tema cala un poco más allá: tradicionalmente, el taller de Espinar que ahora dirige su hija se ha encargado de dotar a las mujeres de la Familia Real de estas auténticas e irrepetibles piezas, por lo cual era de esperarse que en 2004, la Reina Letizia recibiera una al desposarse con el Rey Felipe. Sin embargo, la pieza no tuvo salida sino hasta esta semana después de más de una década guardada.

La hermosa confección de Duyos que vistió a la Reina Letizia.

El problema para las artesanas no fue que la Monarca haya decidio usarla después de tantos años, sino el uso final que se le dió, ahora convertido en una falda y detalles aparte para una aireada camisa. El disgusto no era para menos: por la ocasión que se pintaba en aquellos albores de los tempranos 2000, esta mantilla tuvo una elaboración sumamente especial y así lo relata el medio citado.

Una pieza exclusiva, bordada completamente a mano durante más de cuatro meses, confeccionada en seda italiana y con un diseño personalizado, ya que también llevaba en el centro unos anillos con la fecha de su boda y su nombre acompañando al del rey Felipe.

No es la primera vez que la Reina Letizia pide transformar sus mantillas en hermosas piezas de estilo.

Era de esperarse que la sorpresa fuera no menos que desagradable para la madre y la hija. Y no es que la Reina Letizia no haya "customizado" antes otras mantillas para reconvertirlas en vestidos hermosos, pero ésta tenía una puesta en particular y una elaboración muy especial. Por supuesto, el disgusto de las artesanas fue reflejado en una carta recibida por "Casa Real", que no dudó en nombre de la Soberana disculparse, alegando que no hubo intencionalidad de ofenderlas por lo sucedido.

Desde el taller de confección no se duda la palabra del Palacio ni de la Reina Letizia y por ende el tema quedó zanjado, pero no dejaron de aprovechar la ocasión para pedir ante la Institución que se reconozca no solo el trabajo del diseñador, que lo merece también, sino la autoría de la mantilla, pieza fundamental del atuendo que ha lucido con tanto orgullo la Monarca.