ESTRATEGIA

La Reina Isabel aprende de lo ocurrido con Lady Di para enfrentar escándalo con Meghan y Harry

La Soberana se niega a volver a repetir el desastre que se ocasionó con Diana.
miércoles, 17 de marzo de 2021 · 12:07

Lo ocurrido con Meghan Markle hace una semana, representa un varapalo institucional pero no es algo que la Reina Isabel no haya sorteado antes. Ni siquiera califica como un deja vu, pues un desafío similar tuvo lugar hace 25 años cuando Lady Di concedió la llamada "Entrevista del Siglo" que aireó para el periodista Martin Bashir el peor escándalo de infidelidad registrado desde las bases de la Corona británica.

Si la Reina Isabel sobrevivió junto con la Institución ante semejante desproporcionalidad, en la que la se expuso sin tapujos la triste triada matrimonial entre la Princesa Diana, el Príncipe Carlos y una entonces díscola Camilla Parker Bowles, además de los severos trastornos alimenticios que sufrió y otras confidencias, lo ocurrido con la exactriz y su nieto Harry no es precisamente "pan comido", pero se puede sortear también.

La Reina Isabel se niega a pasar por el mismo calvario que ocurrió con Lady Di.

Por supuesto que existen sus diferencias. En ese entonces, el hijo de la Reina Isabel, Carlos era expuesto con todos los colores frente a una indignada audiencia de 23 millones de personas: se trataba de una mujer sola, encarando a la casa reinante más antigua de Europa y ningún Príncipe amenazó la estabilidad de "Buckingham" para salir detrás de ella, contrario a aquello, era el mismo Carlos quien le daba el portazo y presionó para que su salida de la Familia Real se hiciera sin contemplación ni dilaciones.

En su momento, también la Reina Isabel actuó con severidad: Palacio no sólo se defendió sino que a lo interno, Lady Di fue despojada de sus títulos a petición del mismo Carlos, la Monarca accedió a la disolución del fallido matrimonio y por supuesto, la Corona se quedó indiscutiblemente con la custodia de los Príncipes Guillermo y Harry.

Pese al tema familiar, ante todo la Reina Isabel debe velar por el futuro de la Institución.

Esta vez, la experiencia con Markle obliga a la Reina Isabel a repensar la situación y a maniobrar de forma distinta, si desea obtener resultados que disten de aquel entuerto en los años noventa, convertido en estigma y que hasta hoy ensombrece la imagen de su heredero, Carlos. Así lo expuso el Diario "ABC".

Confrontar no es por ahora, opción para la veterana, pero dejarse amilanar tampoco: asesorada por un gabinete de crisis y un gran equipo de asesores a nivel comunicacional, la Reina Isabel no va esta vez a la defensiva, sino con prudencia y sobre todo conciliación, pero es que este caso, todo cambia: con la salida de la Duquesa de Sussex, va consigo su nieto Harry, con quien se conoce siempre tuvo una gran relación y también va incluído su bisnieto Archie, quien resulta inocente de toda esta situación.

Por ahora, el acercamiento que querría iniciar la Reina Isabel sería con Harry y no Meghan.

Además, las acusaciones no estan exentas de suma gravedad: juicios por el color de piel contra una criatura y su madre, además de tentativas de terminar la propia vida a causa de las presiones de la vida monárquica no son cosa que se diluye sí como así. La preocupación de la Reina Isabel puede ir en dos frentes distintos, en cuanto a su preocupación legítima por situaciones que ocurrieron posiblemente a sus espaldas y el costo que podría traerle esta situación a la Corona y qué tan irreversible podría ser.

Más que nunca resulta imposible prever los pasos que dará la Reina Isabel para intentar poner punto y final a este tema. Medios como "Vanitatis" aseguran que el Príncipe Harry tiene prevista una seria conversación con la Soberana, quien así lo ha dispuesto. Por hora, no se avizoran acercamientos con Meghan, pero tal como reza el primer comunicado de "Buckingham", los Sussex son apreciados dentro de la Familia y pese a las divergencias, es necesario dejar claro que los lazos no se rompen de un día para otro.

Otras Noticias