EXCLUSIVA

Las amenazas de la Reina Letizia que el Rey Felipe debió acatar para que no dejara Zarzuela

La Soberana decide, o es su voluntad o nada.
martes, 16 de marzo de 2021 · 10:17

Por muchos años se ha mantenido la premisa de que ser parte de la Familia Real conlleva muchos sacrificios y comprende someterse a un sin fin de prohibiciones que hacen muy cuesta arriba adaptarse a sus rigurosos cánones. Seguramente, en el imaginario todos creen que para la Reina Letizia debió ser complejo adaptarse a estas normas lo cual es viable, pero ¿alguna vez hemos pensado lo difícil que resulta vivir bajo las reglas y prohibiciones que ella misma impone?

Desde su esposo, el Rey Felipe, sus hijas, su suegra y hasta su propia familia consanguinea. Todos han sufrido el yugo de la imponente Monarca, pero lo que a todos nos sorprende, es la capacidad que ha tenido la Reina Letizia para doblegar la voluntad de Felipe VI hasta en las situaciones más insospechadas. Así lo recoge el portal "Moncloa".

El carácter de la Reina Letizia ha sido todo un reto para el Rey Felipe y "Zarzuela".

Hay un hecho doloroso que para el Rey es casi un tabú del cual es preferible no comentar y merece incluso ser contado en una nota aparte: la desaparición de su mejor amigo, el perro de raza schnauzer "Puskin". Se dice que la Reina Letizia no es amante de los animales y decidió sacarlo no sólo de la habitación de la pareja, sino de "Zarzuela". El destino que tuvo la mascota después de la cruel orden aún es incierta y llena de contradicciones.

Tema aparte, si algo detesta la Reina Letizia es ser interrumpida cuando habla, de hecho, una muestra de ello fue durante su presentación a la prensa como la futura Princesa de Asturias en su compromiso con un joven Felipe que al parecer, no tenía la más pálida idea de lo que se llevaba al casarse con aquella ilusionada periodista: lo más severo de su personalidad.

"Puskin" el caso del cual ya no se habla en Zarzuela.

Y hablando de severidad, fue precisamente este rasgo el que obligó al Monarca a separarse de su grupo de amigos, que pasó de las reuniones típicas cada fin de semana, a ser cosa casi extinta. La razón para ello tuvo que ver con supuestas burlas y calificativos que los amigotes del Rey proferían contra la Reina Letizia y que llegaron luego a sus oídos. Según internos en "Zarzuela", las discusiones entre la pareja habrían sido tal, que finalmente fue la voluntad de ella la que logró imponerse.

A puertas cerradas, el exacerbado perfeccionismo de la Soberana alteró los hábitos y costumbres que hasta su llegada se habían mantenido dentro de la cocina de "Zarzuela", y era de esperarse que la dieta de la Familia tuviera que cambiar. Esto supuso una fuerte adaptación para Felipe, quien pasó de ser un empedernido carnívoro a un casi ovolactovegetariano, con presencia de los pescados como único proteico al que puede tener acceso.

Si alguien lleva la voz cantante a nivel familiar, es sin dudas la Reina Letizia.

Pero de todas estas reglas y adaptaciones exigidas por la Reina Letizia, una sola ha sido la más criticada por su familia política: la prohibición a sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía de navegar y participar en regatas. Esta actividad para los Borbón es como la cacería para sus pares en Inglaterra, pero no ha habido discusión altisonante, razón ni tradición que logre convencerla, las niñas no tienen acceso a la actividad naviera como el resto de su familia.

Hablando del clan, por todos es sabida la amarga relación que la Reina Letizia tiene con los Borbones, en especial con la Emérita Sofía. Según el medio citado, estos roces familiares hicieron en más de una ocasión que la entonces Princesa de Asturias amenazara con irse de "Zarzuela". Esto condujo al Rey Felipe a ubicarse en medio de su familia y su esposa, lucha abierta en la cual sabemos quien ha sido la indiscutible ganadora.