DESESPERACIÓN

Meghan Markle intentó romper el Contrato Invisible de Buckingham: "Sólo protejan a mi hijo"

La Duquesa entendió por qué la Corona prefirió que ella fuera su conejillo de indias.
domingo, 14 de marzo de 2021 · 12:32

Si algo nos enseñó la Corona Británica con el paso de los años, es que fuera de los títulos nobiliarios y la opulencia, los cuentos de hadas no son precisamente los que tienen cabida. No sucedió en el caso de Lady Di, menos en el de Meghan Markle -aunque al final ella sí pudo quedarse con el Príncipe-, y por encima de cualquier historia particular, la relación simbiótica entre los medios y la Institución, si bien no siempre es la más cordial, hay acuerdos inalterables entre las partes involucradas.

Meghan Markle lo dejó muy claro en su polémica entrevista junto a su vecina y amiga, Oprah Winfrey: la prensa y la Monarquía se entienden y muy bien. A puertas abiertas, se cree que los integrantes de la Familia Real sienten la necesidad de protegerse constantemente de la implacable persecución de reporteros y cadenas televisivas y esto justifica su comportamiento escurridizo, pero lo que nadie pudo sospechar hasta ahora, es la existencia del insospechado "Contrato Invisible".

Meghan Markle expuso ante el mundo cómo funcionan las cosas en "Buckingham".

¿En qué consiste este acuerdo, hasta ahora desconocido para el mundo? según la Duquesa de Sussex, se trata de un trato casi tácito entre los medios, en los cuales la Monarquía "controlaría" su grado de visibilidad pública a cambio de un "escrutinio tradicionalmente aceptado a cambio de respetar la privacidad detrás de las puertas de palacio".

Sin embargo, tal parece que este consenso solo se mantiene para el núcleo central de la Familia Real, es decir, la Reina Isabel, sus herederos Carlos y Guillermo y sus correspondientes familias. De resto, en casos como el de Harry y Meghan Markle existiría cierto desamparo al respecto.

El "Contrato Invisible" que señala la de Sussex, solo ampara a los herederos de la Reina.

De allí la insistencia y frustración de Meghan Markle, cuando según su relato, se le comunicó que su hijo Archie no recibiría nombramiento de Príncipe a pesar de que intentó revertir esa decisión. No es que ella deseara tenerlo porque sí, es que entendía perfectamente que esto desprotegería al pequeño de toda la seguridad que sólo la Familia Real podía brindarle.

Incluso, se expuso que a conveniencia de los intereses de "Buckingham", algunas historias a nivel de medios se difunden tal cual para preservar los intereses, verbo y gracia del sonado rifirrafe entre Meghan Markle y Kate Middleton, cuando se difundió que la de Sussex había hecho llorar a la esposa de Guillermo. Esto, según la optica del Palacio responde a la necesidad de mantener impoluta la imagen de quien será la futura Reina de Inglaterra, por encima de quien sea, y bajo el costo que sea.

Para Harry y Meghan Markle, la necesidad de salir de "Buckingham" era inmediata

Esto explicaría por qué hay periodistas con mayor acceso a la vida en Palacio y reciben asignaciones por ello. Esto lo explicó Laura Clancy, autora del libro 'Administrando la firma familiar: cómo la monarquía maneja su imagen y nuestro dinero', cuando asegura la existencia de otros cláusulas como la "Olla de Presión", que sirvió en su momento para que la prensa no persiguiera a Guillermo y Harry a cambio de dejar a los periodistas asistir a contados eventos milimétricamente preparados.

Sin embargo la era digital cambia el panorama: la competencia no es el los tabliodes sino en los motores de búsqueda de la Web. La inmediatez, la cantidad y el libre acceso obligan a los medios a revisar su manejo noticioso y la cobertura de la entrevista de Harry y Meghan Markle fue prueba de ello y su historia anterior con "Buckingham". Para la Corona hay favoritismos, deberes y jerarquías. Eso quedó más que claro para la exactriz, quien tuvo que sufrir las consecuencias de estar en medio de todo aquello.