CONSTERNACIÓN

El temor es real y se asegura que si no se cuida, Meghan Markle podría terminar como Lady Di

La historia de Diana tiene puntos de conexión con los de la Duquesa.
sábado, 13 de marzo de 2021 · 02:15

Los calvarios de Lady Di dentro del seno de la Familia Real Británica fueron una advertencia que quedó documentada para las próximas aspirantes a Consorte que deseen unir sus vidas a cualquiera de los elementos emocionantes dentro de aquel árbol genealógico, incluidos sus propios hijos: nada es lo que parece, sino mucho peor aún. Si puedes evitarlo, hazlo ahora.

Nadie más que la eterna Princesa de Gales podría entender la decisión que su "Pequeño Spencer" tomó cuando tomó a su esposa e hijo y renunció a sus derechos para aspirar a una vida fuera de los muros de "Buckingham". Quién sabe si ella misma hubiera querido para sí que su esposo Carlos hubiera apostado por ella de la misma forma en que su hijo lo hizo a favor de su propia libertad.

Lady Di estaría quizás orgullosa de los pasos que ha dado Harry por sí mismo y su familia.

Los Windsor vienen de un linaje que data de incontables siglos y en su reloj interno, todavía la vida es analógica como los 600 relojes antiguos que descansar entre los rincones de "Buckingham". En sus conceptos más básicos, la Familia Real es como un gran buque: le cuesta dar virajes, se necesitan hechos contundentes, que les deje huellas para apurar ese proceso y lamentablemente el deceso fatídico de Lady Di fue el último impulsor para lograr algunos cambios sustanciales.

A diferencia suya, su hijo Harry eligió casarse por amor. Lady Di fue un acuerdo a puertas cerradas sobre lo que convenía más para el futuro, creyeron que solo se limitaría a creer que los hombres debían tener aventuras acorde con sus "necesidades" y callar, asentir y obedecer, nadie pensó que alzaría la voz, que pelearía, que exigiría respuestas. Hoy, casi treinta años después, es Meghan Markle quien de acuerdo a lo que comenzamos a ver, ha decidido caminar por la senda que su suegra dejó.

Meghan no sería tan amada como Lady Di, pero quiere construir un futuro propio.

Por supuesto las comparaciones son odiosas y hay unos cuantos niveles de separación entre la icónica Lady Di y Meghan, pero entre ambas hay puntos de encuentro en cuanto a pensamiento y acción que motivaron a Harry a creer que de no hacer algo al respecto y pronto, la historia se repetiría, y sí, la verdad es que sería pretencioso ocultarlas y así lo recoge "Telecinco".

Si bien Meghan Markle no llegó a la vida de los Windsor asustada e ingenua como sucedió con la Princesa, pero al igual que ella, Meghan tuvo a su "Camilla" personificada en Kate, con quien no hizo buenas migas desde el principio, sin contar con los trastornos psicológicos por los que ambas atravesaron: en el caso de la norteamericana, sus pensamientos nocivos para atentar contra sí mismas fueron abordados a tiempo, Lady Di atravesó por la bulimia sin comprensión ni ayuda de nadie.

Lady Di se habría llevado muy bien con Meghan Markle si la hubiera conocido.

A ninguna de las dos se les explicó el trabajo que debían realizar una vez incluidas dentro de la Familia Real ni tampoco se les explicó que se esperaba que hicieran. Esto les valió a Lady Di y a Meghan una sensación de desamparo que atravesó la línea de tiempo sin modificación alguna. ¿Sería un sin sentido pensar que el paso natural a dar fuera de la vida monárquica era contar sus verdades en entrevistas y a viva voz?

Pero el punto de coincidencia más evidente entre la simbiótica relación suegra- nuera recae en el asedio de la prensa. Meghan Markle no sufrió el mismo final que Lady Di pero hay quienes aseguran que si en vida las dos atravesaron caminos tan similares, Meghan debía tener cuidado si no quería terminar de la misma manera.