POLÉMICA

La cruel advertencia que inquietaría a Meghan Markle, si no se cuida terminará como Lady Di

La Duquesa debería andarse con cuidado, muchos ojos la observan
martes, 9 de febrero de 2021 · 11:17

La noche de 31 de agosto de 1997 marcó la historia de toda una nación y terminó de la forma más abrupta con la noticia que sacudiría los cimientos del mundo. Lady Di fallecía tras un aparatoso accidente, cercano a las Riberas del Río Sena en París, junto a su novio, el empresario Dodi Al Fayed. Es por ello que actualmente, las Consortes reales como Kate Middleton y Meghan Markle están más que nunca en el epicentro del huracán.

Las versiones oficiales tras el relatado siniestro no convencen a todos los públicos 25 años después. De hecho, hay investigaciones privadas que arrojan escandalosos resultados tras años de pesquisas y cada relato es mucho peor al anterior. Un común denominador: lo de Diana no habría sido un accidente, sino un atentado y "Casa Real" habría tenido mucho que ver con este fatídico hecho, tal como se destila en el video del famoso youtuber, Dross Rotzank.

Medios como la revista mexicana "GQ" activan alarmas al teorizar que este escenario ocurrido con Lady Di hace más de 20 años, podría suceder en nuestros tiempos actuales. Tras un breve repaso por los acontecimientos que marcaron un antes y un después en los últimos tiempos, los focos se dirigen, de las dos claras opciones, hacia una escurridiza exaristócrata: Meghan Markle.

Aunque pueda resultar sorprendente, según la versión conspirativa, tendría total sentido si analizamos el perfil de la nuera de Lady Di a detalle: si bien en su árbol genealógico no figura siquiera la más mínima traza de sangre noble, al menos, mientras formó parte de la "Familia Real", nunca pudo esconder su lado "rebelde".

Harry siempre se ha enfrentado a la prensa para defender a su esposa.

Su carácter apacible nunca la hizo vulnerable ni digna de ser victimizada, en absoluto. De hecho, Meghan Markle intentó imponer su criterio en cuanto a su papel como miembro de la Corona, y más de un encontronazo tuvo con Kate Middleton a causa de algunas diferencias sobre el "deber ser" y sus propias convicciones.

Tal como sucediera en el caso de Diana, su protagonismo en el sonado "Megxit" fue incluso más preponderante a ojos de la opinión pública que su vida entre los muros de "Windsor", donde pasó de ser la primera plebeya afroamericana que se perfilaba como una promesa de nuevos tiempos y sinceros cambios a lo interno de la Institución, a una versión segundona de Middleton y "casi" adecuada al rol que se esperaba de ella.

Por mucho tiempo, Neghan fue perseguida, acosada por la infame prensa amarilla británica.

Pero a la luz de los hechos que todos conocemos, hoy en día se le atribuye a Meghan Markle la autoría intelectual de esta movida radical que resultó su vía centrífuga para escapar de "Casa Real", arrastrando consigo al Príncipe Harry. Una situación sin precedentes que evoca a Lady Di en aquellos intentos que diera por intentar "normalizar" la vida de sus hijos frente a los rigores de la Corona, aunque el método de la actriz habría sido mucho menos ortodoxo.

Otro aspecto que destaca, es el asedio sufrido por la Duquesa de Sussex durante los últimos años que ejerció como parte de la Corona Británica: siempre fue mayor en comparación a la cobertura que se le dió a Kate Middleton en su momento. Incluso la prensa fue mucho más implacable según denunció el Príncipe Harry, hace años atrás, e incluso los voceros oficiales de "Casa Real" tuvieron que hacer llamados a la moderación por parte de los medios, a favor de Meghan Markle.

Las marcadas y casi irreconciliables diferencias entre Meghan Markle y el resto de la Familia Real, son motivos preocupantes.

De elogiar sus looks y limitarse a organizar odiosas comparaciones con la Duquesa de Cambridge en términos estrictamente superficiales -escenario que de hecho se esperaba debido a que ambas son las integrantes más preponderantes y jóvenes de "Windsor"-,  pasó de claro a oscuro en cuestión de semanas: la depredadora prensa tapa amarilla rozó los límites de la discriminación en temas étnicos, originarios y de representación social en su contra.

Los quebraderos de cabeza que aquejaron a "Windsor" durante el breve paso de Meghan Markle como Consorte real y sobre todo tras su salida, terminaron por agriar su relación nada fácil con la Reina Isabel II y los Duques de Cambridge, Guillermo y Kate, además de otros detractores, lo que resultaría un caldo de cultivo, perfecto para macerar resentimientos de vieja data. ¿Pero al punto de intentar apagarla con un final similar al de Lady Di? Sinceramente nos parece un escenario bastante improbable.