¿Inversiones privadas?

La Reina Isabel II habría interferido en el Parlamento para impedir que se sepa de su fortuna

La longeva Monarca modificó una ley según averiguó "The Guardian".
lunes, 8 de febrero de 2021 · 18:41

La Reina Isabel II se encuentra en la palestra de diversos medios de comunicación gracias a la sonada investigación que llevó a cabo "The Guardian", el diario británico que realizó su primera publicación en 1821.

Pero, ¿qué tema en concreto ha tratado el medio citado sobre la abuela del Príncipe Harry? Pues bien, el rotativo asegura que ella habría inferido en el Parlamento para impedir que se sepa de su fortuna personal cosechada durante gran parte de su reinado. ¡OMG!

El portal digital manifiesta que Isabel II del Reino Unido ha permitido que el gobierno respalde una presunta corporación fantasma para resguardar sus acciones y movimientos bancarios, todo esto con la intención de modificar a su favor "la formación de las leyes británicas".

A raíz de esto, los abogados de Su Majestad salieron en defensa de aquellas inversiones privadas que habría realizado la longeva Monarca en 1973, cuando se dispuso a cambiar la ley de transparencia que impulsó en aquel entonces el Primer Ministro del Reino Unido, Edward Heath.

La Reina Isabel II y el Príncipe Carlos durante la apertura del Parlamento.

Cualquier divulgación de la titularidad real de las acciones por parte de la Corona, incluso si se limita a los directores de la empresa, es potencialmente embarazosa, debido al riesgo de filtraciones.

Tras estas argumentaciones, el sitio web señala que los representantes legales de la esposa de Felipe de Edimburgo pedían que las normas no afectaran a la soberana tras ejercer como Jefe de Estado. Su pedido fue escuchado y aprobado en 1976.

Finalmente, el portal mencionado antes destaca que desde la Casa Real se envió un comunicado oficial aclarando cuándo es preciso el consentimiento de la Reina Isabel II en el Parlamento y, de acuerdo a esto, el Palacio de Buckingham confirmaría que es un proceso formal con la influencia de la madre de Carlos de Gale en el poder legislativo.

El Parlamento decide si se requiere el consentimiento de la Reina, independientemente de la Casa Real, en asuntos que afectarían los intereses de la Corona, incluida la propiedad personal y los intereses personales del Monarca.