Histórico

Bután, el país de la felicidad que apoya el poliamor y su Reina, Jetsun Pema, que cambió la historia

Desvelamos la vida de la Reina Corsorte del país asiático.
sábado, 6 de febrero de 2021 · 15:16

El Reino de Bután nos ha logrado conquistar con su particular historia. Apenas en los años 70 fue cuando se permitió la entrada de turistas extranjeros. Este pequeño país de Asia mide la Felicidad Interna Bruta y su actual Reina, Jetsun Pema, desde los siete años sabía que se iba a convertir en la esposa de Jigme Khesar Namgyel Wangchuck. 

A pesar de que para ese entonces era una benjamina, en aquella región asiática están acostumbrados a comprometerse a muy poca edad. El hijo del Rey Jigme Singye Wangchuck quedó flechado por los encantos de la pequeña y le prometió que si él continuaba soltero cuando ella cumpliera la mayoría de edad, pues, se convertiría en su esposo.

Jigme Singye Wangchuck y Jetsu Pema se mantienen juntos. 

Y así fue. La Reina Consorte del país de la felicidad se comprometió en 1997 con el Príncipe heredero y en el 2011 le dio el sí quiero, pero con la condición de que ella sería la única mujer en su vida. A pesar de las costumbres y su cultura conservadora, en Bután está permitido la poligamia. 

El padre de Jigme tenía cuatro esposas, por lo que Jetsun estaría negada a aceptar semejante desplante. Actualmente la Monarca butanesa tiene 30 años y se mantiene como la Reina Consorte más joven del momento. El matrimonio de los Reyes del pequeño país se mantiene tan sólido como desde el inicio. 

Jetsun Pema estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Regent 's College en Londres y tiene dos hijos pequeños. Aunque muchos lo cuestionan porque se prohíbe terminantemente hablar mal sobre el Gobierno, Bután se posiciona como el país más feliz de todo el mundo.

Bután es un país sin contaminación.

Si deseas conocer este pequeño país, debes tomar en cuenta que obligatoriamente deberás gastar 250 dólares americanos por día. Desde luego, el Ejecutivo de Bután ha recibido enormes críticas, ya que a pesar de sus altos precios, su población continúa siendo pobre;  por lo que podríamos creer que su estado de felicidad se encuentra en su lado espiritual. 

Otras Noticias