EXCLUSIVA

Los dolores de Máxima de Holanda: su boda, una pérdida fatal y vínculos con un personaje macabro

El cuento de hadas de la Argentina en realidad fue toda una tragedia
viernes, 5 de febrero de 2021 · 16:27

Un hecho que no se debe dar por descartado es que para una Reina de origen plebeyo, ingresar como miembro activo de cualquier Familia Real que se precie, es un tema bastante complicado. Lo vimos con Letizia Ortíz en 2003 y de seguro ocurrió también con otras consortes, pero el "detrás de cámaras" de la Reina Máxima de Holanda, fue sin duda, la historia más devastadora.

Nuestra protagonista estuvo a punto de ser rechazada por el parlamento holandés, que en el caso de Países Bajos, decidía sobre el matrimomio del entonces Príncipe Guillermo. Una investigación privada que la Reina Beatriz, madre del novio, exigió para hurgar en el pasado de Maxima y determinar si era "digna" para el heredero, encontró que su padre estaba seriamente vinculado a la última dictadura militar que azotó a Argentina en las decadás de los 70 y 80.

Durante toda la interpretación de "Adiós Nonino", el Príncipe Guillermo sostuvo su mano para consolarla.

Por aquellos años, Jorge Zorreguieta, el padre de Máxima de Holanda fue secretario de la cartera ministerial de Agricultura y Ganadería durante el nefasto gobierno del dictador Jorge Rafael Videla, y aunque se concluyó que no tuvo que ver con tratos inhumanos o desaparición de personas, se le condenó moralmente.

Además fue un escándalo monumental en Holanda, si consideramos que esta nación está seriamente comprometida con los derechos humanos. Recordemos que justamente allá tiene sede el Tribunal Internacional de La Haya, donde han sido enjuiciados por crímenes de lesa humanidad, criminales de guerra y personajes políticos vinculados con actos tan condenables.

El pueblo holandés se conmovió con su historia, Máxima de Holanda no era una víctima, sino prueba de resiliencia.

A todas estas y sin importar todo aquello, fue el Príncipe Guillermo quien arrinconó a la Casa Orange - Nassau. Estaba tan decidido a quedarse con Máxima, que amenazó con renunciar a sus derechos reales si no lo dejaban casarse. Por supuesto, esto habría sido un verdadero desastre para el orden institucional, así que "Palacio" cedió pero a cambio de una condición irrenunciable: Jorge Zorreguieta no podía asistir al enlace de su hija y tendría que ser ella quien se lo comunicara.

La cruel condición fue acatada, Máxima de Holanda enfrentó la peor decisión de su vida y la posterior de su madre a no asistir al magno evento por considerar que a Jorge se le había tratado de forma injusta. Por ello, vimos en aquella hermosa ceremonia a la Consorte caminando hacia el altar del brazo de su futuro esposo.

Podría decirse que al menos en parte, la boda de Máxima de Holanda estuvo arruinada. La nombraron "la novia más triste del mundo" cuando se la vio quebrarse durante la interpretación del tango favorito de su padre. "Adiós Nonino" por el músico Carel Kraayenhof. Suponemos, esa sería la primera vez que los mil invitados asistentes y la sociedad holandesa se topaban con las melodías tangueras.

¿Han escuchado en alguna oportunidad que Máxima de Holanda y su familia suelen viajar hacia Argentina durante las fiestas navideñas? una de las razones por la cual la Familia Real debe trasladarse a la Patagonia cada año para compartir con el clan de la sudamericana, se debe a esta triste circunstancia, aunque Zorreguieta sí viajó a Países Bajos al menos en una ocasión.

Estuvo separada por muchos años de su padre, pero se amaron muchísimo hasta el último momento.

En 2017, el expolítico perdió la lucha contra el linfoma no Hodgkin, un extraño cáncer que tiene origen en el sistema linfático. Días antes de su partida, la Reina viajó a la nación austral para acompañarlo. Desde el primer minuto en que decidió dejar todo lo que conocía, sabía que ganaba mucho, pero que conllevaría a muchos sacrificios y de los más dolorosos.

Sin embargo, un malestar que le habría quedado siempre, fue no compartir el día más importante de su vida junto con él, pues cumplió su sueño de unirse al hombre de su vida, pero esto significó de alguna manera dejar ir a su primer amor, un padre al que a sus ojos fue una persona maravillosa, en medio de una situación completamente equivocada y penosa.