DEVASTADOR

La dolorosa razón convertida en fijación para el Rey Felipe, que le impide "soltar" a Leonor

El Monarca jamás dejará que hagan con su hija lo mismo que con él.
sábado, 27 de febrero de 2021 · 13:50

Para el Rey Felipe, incluso aún más que para la misma Reina Letizia que tiene fama de ser toda una estricta, dejar ir a la Princesa Leonor a Gales para seguir su formación académica en el "UWC Atlantic Collage", debe ser un proceso fuerte para asimilar aunque entiende con sobradas razones que por encima de sus temores, la educación de su primogénita es lo primero en lo que debe pensar.

Es posible que con lo recogido por el diario "El Español", nuestra visión sobre los porqués que han rodeado a la heredera al trono se disipen, en parte porque siempre se creyó que sobre los hombros de la Reina Letizia recaía la decisión de mantener a Leonor y a Sofía apartadas de la vida pública todo lo posible hasta casi convertirlas en unas completas desconocidas para la prensa.

A la misma edad de 9 años, el Rey Felipe asumía posición dentro del Ejército. Con Leonor, aun no se sabe.

Cuando la Princesa Leonor estaba en su más tierna edad, los medios eran particularmente insistentes en pedir al Rey Felipe que mostrara ante cámaras a la niña y compartiera con el mundo su evolución. En ese momento, el Monarca, no sin antes agradecer el marcado interés, fue enfático en su posición: "Es muy pequeña, hay tiempo para todo. Hay que dejarla crecer de la forma más tranquila posible, ya os cansaréis de verla".

Pero luego, todo se convirtió en un completo hermetismo. Las apariciones públicas de las hijas del Rey Felipe eran considerablemente pocas en comparación a otros pares europeos. Por mucho tiempo se creyó que el rigor lo imponía Letizia, pero luego se supo que fue el Soberano quien dispuso para sus hijas, la mayor discreción y rodearlas con la mayor seguridad a su alrededor.

El Rey Felipe en 1980 mientras desarrollaba actividades de canotaje en un campamento.

"¡Felipe, ponte guapo!", es la frase que marcó la vida del Gobernante desde su niñez. Era la frase habitual de mofa con el que sus compañeros de clases en el colegio Santa María de Los Rosales, advertían de forma socarrona la presencia de los fotógrafos que estaban a la espera de la salida del heredero.

En la España de Franco, que compartía en un segundo plano la representación de Estado con el naciente reinado de un joven Don Juan Carlos y su Reina extranjera, Sofía, la idea de ganarse la buena voluntad de los ciudadanos españoles y hacerse conocer les trajo la novedosa idea de dejar entrar las cámaras de televisión a la recién fundada "Zarzuela", para que se documentara a modo de "reality vintage" la vida puertas adentro de la Familia Real.

Sobre todo con Leonor, el Rey Felipe ha propuesto que las cosas sean muy diferentes.

Por supuesto, esto se traducía para el Rey Felipe en una oleada tras otra de presiones. Debía siempre permanecer sonriente, dispuesto, con un grado de excelencia hasta en las tareas más sencillas y por supuesto, se televisaron su primer día de colegio, sus clases extracurriculares, cuando aprendió a montar bici, sus incursiones culinarias junto a su madre y hermanas. ¿Cuánto debió soportar el Príncipe hasta que sus padres consideraron que el Pueblo les quería lo suficiente?

Esto precisamente es lo que el ahora Rey Felipe no deseó nunca para sus hijas y así trató de preservar su privacidad todo lo que pudo. Sin embargo el pasar de los años reclamó al menos la presencia de la heredera de cara a sus compromisos de Estado, pues Leonor no es una niña de buena familia, ella es un asunto de Estado y con esto en mente, su padre al menos ha intentado que su infancia haya sido tan tranquila como sea posible, mientras le ayudaba a entender cuál sería su destino a futuro.

Otras Noticias