INSÓLITO

Dios salve a la Reina: los atentados que intentaron terminar con la vida de la Reina Isabel

La Soberana nunca tuvo tantos enemigos.
miércoles, 24 de febrero de 2021 · 20:48

Resulta un poco extraño pensar que la Reina Isabel pudo tener enemigos en alguna oportunidad, y con "enemigos" no nos referimos a adversarios políticos, sino a esos que en realidad quisieron hacerle daño, y sí, la historia nos reconoce varias oportunidades en las cuales la vida de la Monarca estuvo en serio peligro.

¿Quien podría desearle mal a la querida Soberana británica al punto de fraguar atentados contra su vida? Lamentablemente, estas personas que mayormente estuvieron vinculadas a grupos extremistas, le propinaron a la Reina Isabel más de un susto, y en su momento, el país no supo de estos hechos sino hasta muchos años después.

Por increíble que parezca, la Reina Isabel se ha llevado más de un susto.

Lo más paradójico de este tema, es que la seguridad de la Monarca siempre ha sido una gran prioridad a nivel de Estado y anualmente se destina una buena partida del presupuesto real a esta parte, pero los anillos de guardaespaldas que rodean a la Reina Isabel no resultan siempre infalibles y estos actos terroristas así lo han comprobado.

Prueba de ello fue la primera alerta en 1970, cuando la Gobernante y su esposo Felipe de Edimburgo se desplazaban desde la ciudad de Sidney, Australia a Orange en un tour por ese país. El tren en el que viajaban chocó contra un árbol caído que apareció en medio de las vías ferroviarias. Se descubrió luego que fue puesto allí con la intención de que se descarrilara, pero no sucedió porque ese día el tren iba a una velocidad mucho menor, para que la Reina Isabel disfrutara del recorrido.

Desde hace cuatro décadas han habido intentos para poner la vida de la Reina Isabel en riesgo.

En 1981, ocurrió un nuevo atentado contra la británica mientras se encontraba de gira por Nueva Zelanda. Durante su encuentro con una multitud de unas 3500 personas, un joven de tan sólo 17 años cargó su arma en dirección hacia la Reina Isabel sin éxito. Fue capturado, pero se determinó que el joven sufría de problemas mentales, sin embargo fue acusado formalmente ante la justicia.

Uno de los momentos más inusuales y descabellados lo sufrió la Reina Isabel al año siguiente en 1982 cuando Michael Fagan, un pintor que carecía de empleo, logró acceder a la habitación privada de la Soberana a través de los ductos de agua. Su intención no era dañar a la Monarca sino conversar con ella y aquello se mantuvo por 10 agobiantes minutos hasta que la seguridad pudo sacarlo del recento. La aventura le valió a este hombre 6 meses en un sanatorio mental.

A pesar de los atentados, la Soberana luce estoica en sus apariciones oficiales.

En 2014 sí hubo razones para temer cuando la Reina Isabel fue objeto de la atención de grupos terroristas islámicos. Según las declaraciones tomadas de los involucrados luego de su captura, todos chicos entr 19 y 27 años, revelaron que el plan era perpetrar el ataque contra ella en medio del festival anual de la Legión Real. Afortunadamente, el plan no se materializó y ella pudo asistir a la gala con total normalidad.

Pero el más insólito de todos, estuvo a punto de ocurrir a causa de uno de los guardias del Palacio, quien casi dispara a la Reina Isabel convencido de que se trataba de un intruso que se coló por los jardines de "Buckingham". En realidad se trataba de la Mandataria, quien solía realizar caminatas nocturnas a causa de sus problemas de insomnio. Lo que no ha sido revelado es si este guardia, a pesar de la confusión, siguió trabajando como custodio en la residencia real después de semejante incidente.

Otras Noticias