ALERTA

Temor en "Zarzuela": el estado mental y físico de la Reina Sofía que nos mantiene a todos en vilo

La Emérita se encuentra hoy entre sombras tras el hermetismo del Palacio.
martes, 23 de febrero de 2021 · 13:21

La situación que enfrenta la Reina Sofía se mantiene incierta para el resto de la vida pública. De su verdadera condición solo conoce  "Zarzuela", de su estado de ánimo y de lo que siente, solo ella y nadie más que ella puede saberlo. Con sus pequeñas alegrías y sus sinsabores le basta a la otrora Monarca de España para intentar seguir adelante.

Atrás quedaron las glorias de su reinado y de la unión familiar pese a los escándalos. Para la Consorte, los vendavales formados por mil Corinnas Larsen o cien Martas Gayá junto al Rey Juan Carlos, no podían quebrar su espíritu si la Familia permanecía unida, pero al sol de hoy, muchas de las fotografías que quedan entre su recuerdo, están condenadas a permanecer como tal, esos tiempos no volverán.

La última vez que la Familia completa se reunió y accedió a tomarse fotos fue durante el cumpleaños 80 de la Reina Sofía

Este dolor que lleva consigo (pero que no exterioriza jamás porque su dignidad y aplomo no se lo permiten), por supuesto tiene un solo causante: su esposo, Don Juan Carlos. Los escándalos financieros que lo mantienen en el punto de mira desde hace varios años y que derivaron en su abdicación, no solo comprometieron su futuro, sino el de la Institución, cada vez más vulnerada desde sus cimientos.

Al menos dos temas sustanciales parecen equilibrar la delicada balanza en la situación particular de la Reina Sofía: su estado de salud se encuentra óptima, según lo expuesto por "Mujer Hoy", aún cuando siguen resonando fuertes rumores sobre cuadros depresivos que habría somatizado al punto tal de mantenerla en cama por días. Su aparición repentina en pasadas semanas después de dos meses sin aparecer públicamente, ayudaron a reforzar dicha teoría.

De los pocos actos a los que la Reina Sofía asiste asiduamente, son los Premios Princesa de Asturias.

Luego, tenemos un posible motivo de celebración en puertas: es quizás un hecho que las tensiones entre la Reina Sofía y su nuera, la Reina Letizia hayan permeado lo suficiente, al menos como para que la Emérita fuera dignamente mencionada por la Princesa Leonor durante su discurso en la pasada edición de los Premios Princesa de Asturias. Fue un momento muy emotivo que la abuela supo corresponder lanzándole un dulce beso, visiblemente emocionada.

Pero aún cuando las aguas comienzan a calmarse en su relación con la Monarca actual, todavía queda por saber cuál es el papel preponderante que tendrá en su futuro inmediato. En muchos medios, se habló del salto cuántico que sufrió cuando Don Juan Carlos fue exiliado, se encontró en un limbo institucional que incluso llegó a vulnerar su papel como parte activa y valiosa de la Corona. ¿Qué papel podría desempeñar la Reina Sofía siendo marginada por los Reyes actuales en asuntos institucionales?

Las tareas vinculadas a las causas nobles y benéficas le han traído a la Reina Sofía muchas satisfacciones.

Ella misma se ha labrado su propia vía alterna, sin necesidad de esperar por la convocatoria de su hijo, el Rey Felipe, a quién apoya y respalda incondicionalmente, pese a las internas familiares. Ha encontrado en la labor social su lugar desde el cual puede contribuir a la causa del Reino, sin incomodar demasiado.

A todas luces, la prosecución de su trabajo alrededor de distintas causas sociales es su motor para mantenerse en la carrera. La "Operación Frío" que llevó a cabo de la mano de su fundación homónima ha sido su proyecto bandera que le ha permitido ser considerada para compartir tareas con Letizia. ¿Pero que pasaría en caso de que al Rey Juan Carlos se le atribuya responsabilidad en las investigaciones que la Fiscalía lleva hoy? Su suerte podría cambiar en cualquier momento.