INSÓLITO

La tragicomedia del Rey Juan Carlos y las veinte veces que pasó entre quirófanos

Con las últimas alertas sobre la salud del Emérito, damos un breve repaso.
martes, 16 de febrero de 2021 · 13:04

Este inicio de semana las redacciones derramaron ingentes cantidades de tinta. El Rey Juan Carlos lo volvió a hacer y terminó convertido en el epicentro de informaciones entrecruzadas en el que se confirmaba y desmetía un agravamiento en su estado de salud.

La cosa se magnificó por unas cuantas horas y la presencia de las Infantas Elena y Cristina en Abu Dabi confirmaba aún más la desdichada matriz en la que se proyectaba la posibilidad de trasladar con carácter de urgencia al Emérito hacia España, pero ha sido él mismo quien desmontó la polémica, extendiendo a su amigo periodista Carlos Herrera algunas fotos en las que demostró que se encuentra "mejor que nunca". Así lo lo confirmó "El País" en un reciente video

Pero existe algo que en la vida del Rey Juan Carlos no puede desmentirse: su engrosado historial médico. ¿será posible que su vínculo con los quirófanos y el personal médico sea más estrecho que con su propia familia? Por lo que se ve, si bien nadie disfruta en absoluto la estancia en recientos médicos, pues tampoco es que el Rey saliente haga demasiado por alejarse demasiado. ¿Por qué no repasamos un poco en el tiempo?

De sus bien vividos 83 años, se contabilizan hasta 20 idas y venidas: cuando el Rey Juan Carlos simplemente era "Juanito" de Asturias, tuvo su primera complicación clínica a los 16 años. El diagnóstico, una apendicitis. Luego, cuando a los 38 años ocupó el poder monárquico junto con una jovencísima Sofía, sus vacaciones invernales en Baqueira Beret fueron hasta en cuatro oportunidades su razón por la cual hasta se quedó compartiendo nochevieja con el personal de guardia de un centro de salud cercano.

Desde su intervención de la rodilla derecha, el Rey Juan Carlos no puede prescindir de los bastones.

Por supuesto, otras anomalías despertaron alarmas en "Zarzuela" para dar paso a padecimientos de cuidado: en 2010 el padre de la Democracia se enfrentó a la aparición de un nódulo en el pulmón derecho y aunque la operación resultó todo un éxito, al año siguiente en 2011, tuvo que ser intervenido para operarse el tendón de Aquiles. No pasaron tres meses cuando se le detectó al Rey Juan Carlos un cuadro de artrosis, así que tuvo que ser internado para implantarle una prótesis en su rodilla derecha.

¿Alguien recuerda el polémico caso del elefante de Boswana? ¿Podríamos olvidar aquel episodio junto a Corinna Larsen y la indignante foto en la que aparecía orgulloso con el animal abatido a sus espaldas? pues como si se tratara de un tema karmático, el Rey Juan Carlos regresó de su aventura de safari con la cadera rota y disculpándose por lo ocurrido.

Pero fue en 2019 cuando el tema se sale de control. Un carcinoma basocelular (una forma de cáncer de piel) debió ser removido y no fue confirmado sino tiempo después. Pero esto no fue todo: el Rey Juan Carlos cerró año con tres bypass coronarios, situación en extremo delicada que movilizó a toda su familia a la Clínica Quirón de Madrid.

La historia ahora es distinta. Hablamos de un Emérito exiliado, que en lo poco que va de año nos ha dado más de un susto. Esperemos que se mantenga con el buen semblante con el que se le aprecia y aquella foto en la Isla de Yas, sea parte del pasado y tenga mejores condiciones de salud para este 2021.