ESCÁNDALO

La sentencia que Kate Middleton se empeña en cumplir: "seré Reina a como dé lugar"

La Duquesa sabe de qué está hablando.
sábado, 13 de febrero de 2021 · 03:45

Quien se compadezca de Meghan Markle debido a todos los altibajos que ha tenido que atravesar desde que unió su vida a la del Príncipe Harry, tiene razones para estar en lo cierto, pero al contrario de lo que se cree, Kate Middleton no tuvo un mejor trato por parte de la prensa, una entrada triunfal a la Familia de "Windsor" y una historia de ensueño con el príncipe heredero Guillermo de Gales, de hecho su historia incluso fue mucho peor.

Sorprendentemente, la hermosa y siempre sonriente Duquesa de Cambridge lleva junto a su esposo casi 20 años de relación, de los cuales al menos 9 de ellos estuvo en una tormentosa relación de noviazgo. Ver su nombre asociado en los tabloides ni más ni menos que el heredero a la Corona de Inglaterra dista mucho de las fantasías que por años, Disney nos ha propuesto.

En el caso de Kate Middleton la puesta de largo y los bailes ensoñadores tuvieron que adaptarse a los tiempos modernos: esto significó esquivar a la prensa que la esperaba a las afueras de su residencia familiar a diario, no emitir ningún tipo de comentarios ni ceder ante provocaciones y encontrar los peores ángulos en las fotos de las primeras planas en rotativos para demostrar la público lo "poco agraciada" que era.

Los peores comentarios vinieron con el paso del tiempo. Los años se acumularon, Guillermo seguía sin demostrar intención alguna por hacer pedimentos de compromiso y Kate se mantenía en la eterna expectativa de un "cambio de estatus". Esto le valió el nada favorecedor apodo "Waity Katie" que en español común hace alusión a "la que sigue esperando", además de serias acusaciones que la tildaron a priori como una "escaladora social" y "obsesionada" por ingresar al seno de la Familia Real.

Todavía Kate Middleton sigue lidiando con el desprecio de la aristocracia británica, quien nunca la aceptó por su origen plebeyo.

Muchos podríamos coincidir en que cualquiera en su lugar habría desistido desde hace mucho tiempo, tomando en cuenta además, que aunado a la presión mediática constante, ella debía lidiar con un "royal" veinteañero, a quien se le conocieron algunos intereses románticos, prefería salir de fiesta que pasar tiempo con ella y mientras, parecía que su función era orbitar a su alrededor. Entonces ¿por qué siguió en semejante insistencia?

Con el paso del tiempo se conocieron los miedos complemente válidos que tenía el primogénito de Lady Di para no irse de bruces con aquella joven Kate Middleton. Vivió en primera persona las peleas entre sus padres y el tormentoso divorcio que ensombreció cuatro años de su vida, en una edad muy vulnerable. En aquellos años sintió que debía estar muy seguro antes de decidir si realmente ella debía ser la elegida, porque este compromiso de unión tenía que durar toda la vida.

En la actualidad, los Duques de Cambridge han sabido lidiar con las complicaciones y el amor ha prevalecido.

Pero si casi una década de incertidumbre supuso para Kate un suplicio casi eterno, una vez desposada con él, los desafíos eran mayores. La prensa dedicaba extensiones de papel y tinta para señalar cualquier gesto que ayudara a posicionar la premisa de que Kate Middleton no se llevaba bien con su nueva familia política. Desde la Reina Isabel hasta Camilla Parker Bowles protagonizaron algunos episodios tragicómicos implantados por la prensa tapa amarilla sobre conspiraciones antimatrimoniales.

Fueron años convulsos, que se creyeron superados tras la accidentada desaparición física de Lady Di, pero el mismo esquema se repitió con ella. Para cuando Meghan Markle llegó a la vida de harry, Kate Middleton había pavimentado el camino para ella y aun así, tanto la una como la otra, han demostrado que ser la Consorte de algún heredero, no es tan idílico como hasta hoy se piensa.

Otras Noticias