POLÉMICA

La prensa contraataca: Meghan Markle, la peor trepadora y manipuladora que ha pasado por "Windsor"

La Duquesa de Sussex contó su versión, ahora le toca a los medios.
sábado, 13 de febrero de 2021 · 02:30

La relación entre Meghan Markle y la prensa británica siempre fue incómoda desde el minuto uno o al menos es lo que se cree. Hubo un momento en que su llegada a Reino Unido como el futuro de la Institución Monárquica causó gran expectativa, pero de aquello ya no queda ni el recuerdo y según las versiones de los medios, ha sido ella quien ha tenido toda la culpa.

Cuando fue anunciada como la prometida del Príncipe Harry, su llegada causó gran expectativa pues se auguraban nuevos tiempos para la desgastada Institución de la que aspiraba ser parte, y ella en sí misma era un estandarte de valores muy sustanciales al ser la primera plebeya y afroamericana en formar parte de las filas familiares de la Reina Isabel.

En un principio se creía que Meghan Markle llegaría a ser la "Lady Di afroamericana"

Sin embargo, todo aquello quedó atrás cuando se convirtió en la esposa de Harry y recibió el nombramiento como Duquesa de Sussex. Su paso por la Corona británica se limitó a alguna gira promocional, presencia en varias causas sociales y limitarse a ser la segundona de una Kate Middleton perfectamente adecuada a su papel y determinada a no dejarse opacar por la "interesante" recién llegada.

Pero las tensas relaciones entre Meghan Markle y su familia política eran lo que menos incomodaba a la inexperta Consorte, quien según lo publicado por "Vanitatis" vivía bajo el estigma de la prensa que la señalaba como "un desastre tras otro en materia de relaciones públicas". Uno de los rotativos más descarnados sin duda el controversial "The Sun", quien solía descargar en su contra sus peores líneas editoriales.

Las comparaciones entre Meghan y Kate no podían ser odiosas y desgastantes.

Caso contrario a Kate Middleton (quien ahora es de lo más idolatrada), el repudio de los medios hacia Meghan Markle se recrudece con el paso del tiempo. Un caso de confrontación entre ambos frentes sucedió cuando la Duquesa sostenía una agradable conversación con el cantante Pharrell Williams, y dejó caer una frase que incomodó a los periodistas presentes: "No lo ponen fácil". Ante ello, la respuesta no se hizo esperar y el mensaje de retorno fue lapidario.

Queremos quererte, pero eres tú la que no lo pone fácil con tu actitud de 'pobrecita yo' y tu real paranoia.

Hasta el famoso cantante Pharrell Williams quedó salpicado tras el indiscreto comentario de Meghan Markle.

Un punto menos a juicio del "cuarto poder", tiene que ver con la disfuncional relación que lleva Meghan Markle con su padre, Thomas, su negativa a compartir con la población el nacimiento de Archie y hechos trascendentales como su bautizo o el nombre de sus afortunados padrinos, como un tema de interés público que merecía ser conocido, pues como muchos, ella tiene defensores y fanáticos que también quieren acercarse a los grandes momentos de su vida.

¿Que hay con el manejo de sus sonados caprichos? Para medios como "The Sun" o "Mail on Sunday" se calificó de innecesario el colosal gasto de 2 millones de libras para reformar "Frogmore Cottage" a gusto de la recién empoderada noble, quien no se sentía a gusto en el palacio de Kensington y obviamente aquello salió de los bolsillos de los contribuyentes.

La relación entre Harry y Meghan Markle habría perjudicado al Príncipe irremediablemente.

Por supuesto, más problemas de actitud se le avizoraron a la nuera de Lady Di cuando "decidió" escoger a cuales compromisos asistir y a cuales no según su interés, cosa que no le causó chiste a sus pares reales que sí o sí deben atender todas las actividades de su agenda. Su baja por maternidad fue su excusa predicha para evadir responsabilidades, pero no por ejemplo para asistir a partidos de béisbol.

Pero de todos los pecados que le han atribuido a Meghan Markle, borrar la sonrisa y anular el espíritu risueño del dulce Príncipe Harry ha sido lo peor. Según explica "Vanitatis" ahora es un hombre serio, triste: "no sonríe ni reconoce a los periodistas como solía hacerlo, por su afán por 'proteger' a su mujer: es un marido abotonado de una celebridad mundial".

Otras Noticias