ÚLTIMA HORA

Periodista blanquea el cuadro psicológico del Rey Juan Carlos que la Corona no quiere que sepas

El Emérito no tiene la más remota idea de todo lo que ha causado.
jueves, 11 de febrero de 2021 · 17:24

Si creíamos que el monopolio de las historias extraordinarias del Rey Juan Carlos estaba acaparado solamente por la escritora catalana, Pilar Eyre, es porque hasta ahora no había salido a la luz pública el controversial libro de José Antonio Zarzalejos, "Felipe VI, un Rey en la adversidad" en el que si bien el protagonista de esta edición es el actual Monarca, las líneas dedicadas al Emérito son de colección, francamente hablando.

En su entrevista concedida al diario "ABC", el periodista aseguró que contó con la relatoría de una treintena de fuentes no reveladas cercanas al Emérito, que coincidieron en diferentes condiciones y espacios de tiempo, con las anécdotas que en su libro se señalan y un punto de encuentro en común: lo del exmonarca es un caso que fácilmente podría considerarse clínico.

Para el Rey Juan Carlos, ni siquiera deberían haber razones para inculparlo.

Se refieren obviamente a las supuestas "distorsiones de la realidad" que podría sufrir en Rey Juan Carlos. En opinión de Zarzalejos, el diagnóstico generalizado arroja como resultado concluyente, que podría tratarse de un principio de "deterioro cognitivo progresivo".

Es un hombre que tiene una percepción de la realidad distorsionada y esto me lo ha confirmado más de una, de dos y de tres personas. Es un hombre con lapsus de memoria.

Su comportamiento errático pudo crear daños irreparables para la Corona.

La razón que refrendaría la posición del escritor, tiene que ver con el comportamiento que a puertas cerradas habría demostrado el padre del Rey Felipe VI, desde que comenzaron a salir a la luz todos los casos de corrupción y delitos financieros que enlodan el nombre de la Corona y el del ahora exiliado. desde su visión, con negar su vinculación con estos flagelos sencillamente no bastaría.

Al parecer, tres personas muy inmediatas al círculo del Rey Juan Carlos habrían comentado al investigador, que sencillamente este no siente ningún tipo de arrepentimiento o siquiera culpa por todas estas polémicas que han arrastrado su nombre y honorabilidad, incluidas sus movidas "románticas" que tantos pesares trajo a la Reina Sofía y por ende a su hijo Felipe.

Sin culpas ni arrepentimientos pero solo y en el destierro.

De hecho, el exgobernante no entiende cómo podría ser enjuiciado si las causas abiertas contra él proceden por parte de la justicia española, pues cobrar generosas comisiones por contraer negocios con empresas extranjeras, desviar capitales a paraísos fiscales y no declarar esos dineros al Estado Español, era algo "que en sus tiempos todo el mundo hacía".

Amén por supuesto de los culebrones amorosos que dieron tinta a los tabloides por años, con el mismísimo Rey Juan Carlos como protagonista, junto a mujeres de la talla de Marta Gayá, tan mediáticas como Corinna Larsen y tan entrañables como Lady Di, con quien no sostuvo ningún romance, ¡pero vaya que la pretendió!

De sus sonadas versiones como "casanova" se comentó que el Rey Juan Carlos y Lady Di eran "más que amigos"

Un empedernido del amor como el Rey Juan Carlos no podría pasar a la historia como un auténtico Borbón, sin contar con un listado interminable de amoríos bajo el brazo, como sucedió con sus antecesores, Alfonso XIII y Don Juan de Borbón, que si bien no brillaron demasiado en materia institucional, al menos tenían un encanto irresistible para las damas de aquellas épocas.

Pero la vida nunca tarda en enseñar y aunque las versiones de Zarzalejos pudieran estar basadas en la realidad más indiscutible, para el Emérito, la realidad le demuestra que está equivocado y de la peor manera: en el exilio, desprovisto de la cercanía familiar y en la paciente espera de que "Zarzuela" decida su destino.

Otras Noticias