INSÓLITO

Jaque mate a la Reina: se descubren algunos trapos de Isabel II y esta vez no tiene perdón

La Corona intenta defender a la Soberana a como de lugar.
jueves, 11 de febrero de 2021 · 03:00

El buen nombre de la Reina Isabel II ha quedado en entredicho recientemente, tras la investigación que en pasados días difundió el diario británico "The Guardian", en la que se descubrieron presuntos mecanismos de presión por parte de la Soberana durante la década de los 70 para manipular un compendio de leyes nacionales, a fin de que no se filtraran informaciones que den luces sobre su fortuna personal y otros datos que al sol de hoy, se suponen de manejo público en ese país.

Según el rotativo, el tren jurídico de la Monarca logró torcer el brazo de los poderes nacionales de la época, para al menos dar un cambiazo estratégico a un proyecto de ley que sometía a la vista pública los dineros de sus arcas. Con el resultado de estas pesquisas, se comprobaría sin mayores adornos y 50 años después, que Isabel II tendría un alcance mayor en el Parlamento de lo que se suele creer.

De hecho, se denuncia que la Reina Isabel II tendría más poder del que realmente se pretender hacer creer.

Así que en dos platos, la idea va en lo que sigue: "The Guardian" sostiene que la Soberana posee un poder de "consentimiento" que si bien es legal, ha sido objeto de usos que extralimitan su alcance, cuando en el Poder Legislativo se ha pretendido edificar leyes que vayan en contra de los intereses de la Corona, o en este caso particular, de los intereses propios de la mencionada.

Por supuesto que esta acción, se intentó confundir con el derecho de "sanción real" del que dispone Isabel II para dar el visto bueno ante una entramado jurídico ya aprobado. Como se puede ver, son dos cosas completamente divergentes y allí es el punto de inflexión en el que se basa el diario para que las audiencias saquen sus propias conclusiones. 

La Soberana y su heredero, estarían detrás de las versiones actuales sobre leyes nacionales aprobadas.

Ante la consternación nacional, esta vez "Buckingham" se pronunció al respecto, precisamente para abordar estas dos versiones de los hechos a modo de intentar aclarar la posición que marca la Reina en este intrincado ajedrez parlamentario.

Efectivamente, la vocería de "Buckingham Palace" asumió que aquella figura conocida como "consentimiento" del que Isabel II hace uso en ocasiones, es invocado por el mismo ente legislativo, y como debe suceder en toda democracia, estaría desligado a los intereses de la Monarquía, amén de lo que pueda o no convenir a la Reina Isabel II.

La denuncia del diario "The Guardian" pone a Isabel II en una posición comprometida frente al país.

Pero el medio británico insiste en no aflojar: señala directamente a la Gobernante y al heredero Carlos, de someter a revisión y posterior modificación más de mil proyectos de ley incluso antes de ser presentados a los grupos parlamentarios. Dichos folios y demás pruebas fueron encontrados en los Archivos Nacionales y tienen data de 1973. Un tanto sospechoso ¿no?

Sin embargo, el alcance de la prensa en términos de datos, van a la velocidad de la luz en comparación con la gestión jurídica de sus representantes legales. Prueba de ello es que el dominical “The Sunday Times” blanqueó la cantidad total del patrimonio personal de Isabel II, que asciende a unos estratosféricos 350 millones de euros, que en parte podrían provenir ni más ni menos que de sus proyectos de inversión con empresas de capital privado.