INCREÍBLE

Los insultos con los que Lady Di retrataba "a detalle" a Camilla Parker Bowles

Quién iba a decir que la dulce Princesa manejaba semejante vocabulario.
miércoles, 10 de febrero de 2021 · 03:30

De la rivalidad eterna entre Lady Di y Camilla Parker Bowles hay mil y un historias, todas marcadas por los celos irrefrenables de la Princesa contra aquella noble que logró apropiarse del corazón del Príncipe Carlos, aun antes de que ella siquiera se desposara con él.

De las dos, Diana habría sido quien más logró expresar su adversión hacia su némesis sentimental, amparada en el abrigo de un pueblo británico que la adoraba y toda la cobertura 24/7 que recibía por parte de la prensa, deseosa de cualquier detalle jugoso sobre este "amor entre 3", que derramó tantos ríos de tinta y lavó los peores trapitos en la incesante actividad de las imprentas de la época.

Una de las pocas fotos en las que se vio juntas a Lady Di y Camilla y aun mantenían amistad.

Una cosa es lo que se dice ante los medios (sobre todo la muy temida prensa amarilla del Reino Unido, siempre hilando muy fino entrelíneas) y lo que Lady Di comentaba a puertas cerradas entre sus amistades y más allegados, donde brillaba entre comentarios mordaces, una burbujeante personalidad y su gran sentido del humor.

Pero cuando Camilla Parker Bowles se instalaba como el epicentro de la conversación, se enturbiaba su temperamento y con justa razón. ¿Qué opinión le merecía la actual Duquesa de Cornualles a puertas cerradas? Según la revista alemana "Gala" y la edición francesa de la popular "Elle", la tímida y temerosa Princesa se iba de paseo cuando la verdadera Diana tenía que referirse a ella por cualquier motivo.

Incluso, la Princesa llegó a encarar a Camilla por su romance con Carlos.

Lady Di no se amilanaba en gruesas descripciones gráficas para describir a Camilla, utilizando términos como "vieja", "fea" y "gorda", además de que supuestamente argumentaba que la esposa actual de Carlos tenía serios problemas de higiene y cuidado personal.

No podía soportar las uñas de Camilla, dañadas por la equitación y ennegrecidas por la jardinería, o por su cabello, que consideraba grasiento y mal cortado. También centraba su atención en las desgastadas botas de goma de 'la Parker Bowles' y sus aburridas faldas de tweed.

Detrás de cada burla, era inevitable ver en Lady Di su evidente infelicidad.

En cierta parte, era perfectamente posible que la futura Reina en discusión correspondiera a semejantes características, si tomamos en cuenta que su infancia transcurrió en el campo, rodeada de vegetación por lo cual la jardinería se le daba excelente, la apariencia física no era un tema precisamente obligatorio, como sí lo fue para ella su amor por la equitación.

Todo aquello contrastaba perfectamente con la imagen tan cuidada de Lady Di, venerada por los más variados públicos y epicentro de todo el interés mediático.

Según se comenta, la impoluta imagen que muestra hoy la Duquesa, no se compara con sus días de juventud.

Por supuesto que este look "al descuido" de la Duquesa de Cornualles debió sufrir una fuerte trasformación a manos de los mejores profesionales en cabello, maquillaje y estilismo, gracias a su compromiso y posterior matrimonio con el Príncipe Carlos. Algo había que hacer su cabello exento de gracia y su piel maltratada por el hábito del cigarrillo.

Frente a esto, aun nos cuesta entender 25 años después cómo el heredero a la Corona pudo siquiera preferir a Camilla ante Lady Di, aunque algunas de esas dudas se han disipado con el tiempo, no en términos puramente estéticos sino en valores y compromisos adquiridos por la Consorte para estar a la altura de sus responsabilidades y de cara a su futuro como posible Reina de Inglaterra. 

Otras Noticias