Historia

El abuelo del Rey Juan Carlos se vengó de Don Juan con una broma despiadada

El Rey Alfonso XIII no pudo soportar que el Conde de Barcelona haya plantado al Emérito.
jueves, 7 de enero de 2021 · 16:33

“Estuve a punto de nacer en un cine y por eso mi vida es como una película de buenos y malos” es una de las frases más reconocidas del Rey Juan Carlos. Pues tiene toda la razón.

Cuando el Emérito estaba por llegar al mundo, su madre, María de las Mercedes, asistió al cine para ver una película con su suegro, el Rey Alfonso XIII, pero no pudo terminar porque la llegada de su bebé era inminente.

María de las Mercedes el día del bautizo del Rey Juan Carlos.

Así es como lo cuenta Pilar Eyre en su blog de “Lecturas” donde confiesa que allí fue cuando “Juanito” sufrió el primer desplante de su padre, Juan de Borbón.

Es que, mientras el exRey estaba llegando al mundo, el Conde de Barcelona estaba con una mujer que, precisamente, no era su esposa, sino la sobrina del exembajador de Italia en Madrid.

El Rey Juan Carlos sufrió un grave desdén por parte de su padre, el Conde de Barcelona. 

Tal es así que el Rey Alfonso XIII, el abuelo de Juan Carlos I y padre de Don Juan decidió gastarle una broma a modo de venganza por el mal comportamiento que su hijo tuvo con la entonces Princesa de Asturias.

En su columna de monarquía, Eyre desveló “el cruel bromazo” de Don Alfonso que, sin dudas, hace referencia a la primera frase del esposo de la Reina Sofía: es de película.

El Conde de Barcelona sufrió una gran venganza por parte de María de las Mercedes y el Rey Alfonso XIII. 

La mujer del representante de la legación china, chinos los dos, tuvo un hijo en la habitación contigua a la de María. Un bebé con los ojos rasgados y Don Alfonso lo pidió prestado un momento y bajó con él hasta la planta baja para decirle a su hijo que llegaba en ese momento.

La frase exacta que usó Don Alfonso fue: “he aquí al heredero de la Corona española”, algo que claro no le gustó para nada al bisabuelo de la Princesa Leonor, quien no pudo evitar gritar de indignación hasta que se enteró que el verdadero Juan Carlos estaba siendo arropado por su madre en la primer planta del hospital.