INDIGNANTE

Las fotos más caras e infames de Lady Di que terminaron quemadas en un sartén

Para la Princesa fue el auténtico acabose.
jueves, 28 de enero de 2021 · 02:29

Es para todos conocido que el asecho mediático mundial que siguió los pasos de la eterna Diana de Gales, llegó a ser no menos que caótico para ella, especialmente en aquel fatídico año 1996 cuando se avecinaba su divorcio con el Príncipe Carlos.

Pero ni siquiera la temida prensa amarilla británica, catalogada como una de las peores del mundo, estuvo a punto de desatar el verdadero pandemonium en la tierra como casi lo logran unos fotógrafos españoles en una ocasión en la que seguían el rastro de la Princesa.

La fotos de Diana en traje de baño eran de las mejor pagadas por los medios.

El diario argentino "La Nación" rescató esta delirante anécdota de los paparazzis, quienes nunca estuvieron tan cerca de exponer a Diana en su versión más vulnerable, y todo ocurrió en 1994 durante una escapada que hiciera junto a dos amigas hacia Málaga.

Hospedada en el lujoso hotel Byblos de Mijas de la Costa del Sol, Lady Di no se percató de la presencia de estos intrusos, y decidió tomar el sol sin la parte superior de su bañador, por lo que quedó totalmente expuesta en el balcón de la habitación.

Aquellas fotos pudieron dañar la imagen de Lady Di de forma irreparable.

La escena duró, en el conteo de los fotógrafos, escasos segundos, pero dio tiempo suficiente para que los flashes captaran a la británica al aire con 30 impúdicas imágenes que pretendían vender al mejor postor que pudiera pagar por semejante material.

Jorge Ogalla, uno de los relatores explicó que una revista española, cuyo nombre mantuvo en reserva, desembolsilló 160 millones de pesetas, además de un millón de dólares para asegurar los derechos mundiales de las capturas a fin de que jamás fueran publicadas.

Una vez al llegar a la redacción del medio, el editor no se lo pensó dos veces: tomó todas las fotos de Diana y, frente a los reporteros, las hizo quemar al calor de una sartén dispuesta en la cocina. Para ellos, el mensaje se interpretaba por sí sólo.

Sin embargo, la historia logró salir a la luz del día y hasta hubo un pronunciamiento del Palacio de Buckingham condenando estos hechos: "No estamos preparados para discutir imágenes, obviamente, a nadie le gusta que le tomen fotografías" que signifiquen adentrarse en la intimidad. "Y ello incluye a la princesa de Gales".