ICÓNICAS

Amelia y Eliza Spencer, las sobrinas de Lady Di que no pasan desapercibidas en su ambiente

Poco a poco las familias Reales se amplían y dan lugar a nuevos herederos que tienen mucho para dar. Las primas de Guillermo y Harry están sentando bases sólidas en el modelaje y así recuerdan a su tía.
martes, 26 de enero de 2021 · 04:45

El fallecimiento de Lady Di trajo consigo cientos de polémicas en torno al esclarecimiento del suceso trágico que acabó con su vida. Su personalidad carismática y disruptiva en relación a lo que se espera del desempeño de una Royal, derivó en que el pueblo la aclamara en vida y posteriormente la llorara para jamás olvidara. El paso a mejor vida de algunos íconos de distinta índole suele llevar a que se generen mitos sobre las personas, quizás como método para preservar su imagen en la memoria del mundo y exactamente eso es lo que sucedió con ella. Ya ha pasado mucho tiempo desde aquel evento hasta la actualidad, pero eso no significa que el nombre de la Princesa haya dejado de ser buscado y que todo lo vinculado a ella sea absolutamente llamativo y atrapante. Hoy, sus herederas se encargan de recordarla al mismo tiempo que intentan formar su camino en el mundo de la moda y el estilo.

Amelia y Eliza Spencer son las sobrinas de Diana y las encargadas de hacer sonar el apellido ilustre de la familia. Vale recordar que el nombre de su tía antes de convertirse en miembro de la Realeza era Diana Frances Spencer, pero eso quedó en el olvido al comprometerse con el Príncipe Carlos de Gales, tal como pasa con todas las mujeres de la Monarquía, quienes deben dejar atrás todo su pasado e incluso su nombre, al comprometerse con la Corona. Las jóvenes son hermanas gemelas y últimamente se han colocado en la cima de la agenda mediática, pues han encontrado el modo perfecto de no pasar inadvertidas.

Lady Kitty Spencer, la sobrina mayor de la Princesa de Gales fue quien hace un tiempo se animó e hizo punta en el ambiente mediático, al decidirse con total firmeza a dedicarse al mundo del modelaje. Por supuesto, su posición en la aristocracia y el apellido le sirvieron de trampolín pero en breve logró vestir prendas de "Dolce & Gabbana" y otras firmas de la misma envergadura. Hoy son sus hermanas menores quienes emprenden el mismo camino y aunque cuentan ya con un ejemplo en la familia, han brindado una entrevista a la revista “Tatler”, seguramente con el objetivo de afianzar sus carreras y que el público las conozca un poco más a fondo.

Uno de los temas más trascendentales que han tocado en la charla ha sido el vínculo que mantenían con su tía. En este sentido es que relataban que al momento del accidente, ambas tenían cinco años de manera que recuerdan pocos detalles del evento. Por supuesto, conocieron a Lady Di y tienen un vago recuerdo de ella pero han asegurado que han logrado comprender la real relevancia de su figura, con el paso de los años. “Para nosotras solamente era nuestra tía. Como crecí en Sudáfrica, no supe lo importante que era hasta que fui mayor. Solo entonces me di cuenta de la importancia de su pérdida”, relataba Eliza.

La vida de Diana fue muy controversial y aclamada por la prensa pero realmente eso no se compara a la vorágine que provocó su fallecimiento. Si ya era una personalidad buscada por todo el mundo porque era evidente que no tenía buen vínculo con su suegra y que la vida como miembro de la Realeza prácticamente la transitaba como un martirio, cuando trascendió la noticia del accidente todo tomó una dimensión completamente inédita e invivible para los allegados. En ese contexto es que el actual Conde de Spencer, hermano de la Princesa, decidió enviar a sus hijos a Ciudad del Cabo con el objetivo de que crecieran alejados del ojo mediático y en un ambiente de mas normalidad que la que tendrían en Reino Unido. Probablemente esa diferencia derivó en que las niñas prácticamente no tengan lazos afectivos con sus parientes paternos, pero es comprensible la necesidad de haber tomado aquella determinación.

Aunque las jóvenes compartieron muy poco tiempo con la hermana de su padre, afortunadamente lograron forjar un recuerdo entrañable con ella que mantienen vivo hasta el día de hoy. Lady Eliza contaba en el citado medio que en una oportunidad fueron a refrescarse a la playa y lamentablemente fueron interceptadas por algunos fotógrafos que se empeñaron en arruinar el momento. Fue entonces que Lady Di emprendió una actitud completamente maternal y las protegió de una situación que podría haberse tornado mucho más trágica, de no ser por la naturalidad con la que se abordó. “Al ser tan jóvenes y no saber lo que sucedía, podría haber sido bastante aterrador, pero ella lo convirtió en un juego sobre quién conseguía regresar primero al coche”, explicaba. Y es que Diana estaba tan acostumbrada a las persecuciones de los reporteros que ya pocas cosas la sorprendían y sabía perfectamente cómo manejar ese tipo de asuntos.

Sin lugar a dudas la portada de la revista que las modelos han protagonizado será un antes y un después en sus carreras, ya que no se trata de un simple medio de tirada nacional, sino que es el magacín de referencia de la clase aristócrata británica desde hace muchos años. Si su hermana logró convertirse en ícono de las firmas de indumentaria mejores cotizadas en el mundo, no hay dudas de que ellas también tienen con qué triunfar, porque además de cuna, tienen un talento y una belleza con los que no podrán quedar afuera.