Es icono de belleza

Felices 64 años Carolina de Mónaco: la gran referente de la realeza ha tenido una vida difícil

Tres matrimonios, cuatro hijos y dos tragedias marcaron a la hija del Príncipe Raniero III.
sábado, 23 de enero de 2021 · 10:17

Carolina de Mónaco fue considerada desde siempre un icono de belleza, simpatía e inteligencia y es una de las grandes referentes de la realeza, por lo que toda su vida protagonizó un sinfín de titulares a nivel internacional.

En esta oportunidad, te contamos que la primogénita del Príncipe Raniero III y Grace Kelly celebra por todo lo alto en el día de hoy su cumpleaños número 64 y bien llevados sus años, según indican diversos portales digitales.

Los Grimaldi eran una de las familias más seguidas de la realeza europea.

Lo cierto es que la Duquesa de Brunswick y Luneburgo ha tenido una vida difícil, debido a que, ha pasado por tres matrimonios y dos grandes tragedias que la marcaron para siempre. Eso sí, actualmente cuenta con cuatro hijos y siete nietos que son la luz de sus ojos.

En resumen, el 13 de septiembre de 1982 falleció la madre de Carolina Luisa Margarita Grimaldi y, por Decreto Soberano, su padre ha tenido que repartir entre sus hijos mayores las responsabilidades que anteriormente recaían sobre la Princesa Grace.

Tras perder a su mamá, Carolina de Mónaco en 2011 culmina con sus obligaciones de la Corona.

En aquella época, la hermana de Alberto II de Mónaco ya estaba separada de su primer marido Philippe Junot, 17 años mayor que ella, con quien se casó en 1978. Sin embargo, su gran amor llegó un año después del triste desenlace con su progenitora.

Stefano Casiraghi conquistó el corazón de la sobrina de la Condesa de Polignac y contrajo matrimonio con ella el 23 de diciembre de 1983. Con los años, la pareja tuvo tres hijos: Carlota, Pierre y Andrea, pero jamás se imaginó que un desgraciado suceso los separe para siempre.

El 3 de octubre de 1990 su marido Stéfano Casiraghi fallece haciendo "off-shore".

La cuñada de la Princesa Charlene enviudó a los 33 años y abatida de dolor decidió irse al sur de Francia con sus pequeños. La retirada duró poco, dado que más tarde se convirtió en la Primera Dama de Mónaco para apoyar a su progenitor hasta el 2005 cuando éste último falleció.

Finalmente, destacamos que en 1996 Carolina de Mónaco inició una relación con Ernesto Augusto de Hanóver, uno de sus amigos de toda la vida, con quien en 1999 contrae matrimonio, tienen una hija llamada Alejandra de Hannover y se separan de hecho en 2009, pero continúan casados legalmente.