Consecuencia de la realidad

El triste motivo por el cual la Reina Isabel II no podrá conocer a su bisnieto

La monarca británica deberá esperar para ver al hijo de Eugenia de York.
jueves, 14 de enero de 2021 · 03:00

La Reina Isabel II es una de esas personas que podríamos llamar “inmortales” viviendo en el mundo común y corriente que conocemos. Sin embargo, la realeza no es inmune a todo, y menos a esta razón.

Su real Majestad parece estar a punto de perderse otra de sus grandes, y hasta el momento irrompibles, tradiciones: no podrá conocer al hijo de su nieta, Eugenia de York, apenas nazca.

Eugenia de York junto a su abuela, la Reina Isabel II.

Debido al surgimiento de un segundo brote del coronavirus en la capital del Reino Unido y alrededores, se ha vuelto a decretar un estricto confinamiento, que le impedirá a la soberana ver al pequeño con sus propios ojos.

Tras un difícil 2020, en el cual hasta el hijo de la monarca, Carlos, el príncipe de Gales, ha sido contagiado de covid-19. Por ello, no es novedad que otro de sus grandes eventos se vea estropeado por el contexto sanitario mundial.

Eugenia de York, embarazada de su primer hijo.

Por este motivo, la legendaria regla de la familia real, por la cual todos los bebés son presentados casi de manera inmediata a la Reina, no será cumplida este invierno. No le quedará otra opción que conocerlo a través de una videollamada.

Para bien o para mal, los estrictos deberes, tradiciones y hasta mandamientos que rigen en el Palacio de Buckingham, se vieron y se verán afectados por la pandemia y sus consecuencias. Pero la seriedad y doctrina de Isabel II, jamás será modificada.

La Reina Isabel II y su marido, el príncipe Felipe de Edimburgo.

Recientemente, la soberana fue noticia en los medios tras haber recibido tanto ella como su marido, Felipe de Edimburgo, la vacuna contra el coronavirus.

La pareja se encuentra transitado el confinamiento obligatorio impuesto por el Gobierno británico en el Castillo de Windsor, donde también pasaron la Navidad y el cumpleaños número 99 del marido de la monarca, entre otros eventos.