Otra vez

El escándalo de Victoria Federica y Froilán podría anunciar el apocalipsis de la monarquía

El Rey Juan Carlos involucró a sus nietos en sus fraudes fiscales.
martes, 8 de diciembre de 2020 · 13:13

Dicen que las malas noticias son las primeras en conocerse y como si le faltara otro escándalo a la Casa Real, Victoria Federica y Froilán nuevamente protagonizaron todas las portadas. 

El medio "El Confidencial" desveló los caprichos que los jóvenes pagaron con las tarjetas opacas que el Rey Juan Carlos les dejó a su disposición, cuyos fondos provenían de la cuenta de Allen Sanginés-Krause

Allen Sanginés-Krause también pagó viajes y estadías del Rey Juan Carlos.

Los hijos de la Infanta Elena no solo han sido salpicados por los escándalos del Rey Emérito, ahora se ha descubierto que fueron partícipes y, sin duda, peligra el futuro de la monarquía. 

Muchos usuarios de Twitter se han pronunciado en contra de los monarcas y sus familiares. Se desveló que los sobrinos de Felipe VI usaron los plásticos para pagar varias compras de El Corte Inglés, viajes en Uber y clases de piano. 

Juan Froilán, Victoria Federica y la Infanta Elena continúan siendo investigados.

El Confidencial aseguró que la madre de Vic y Felipe también se encuentra involucrada en el caso, pues Elena de Borbón dispuso de una de las tarjetas para comprar el famoso caballo que requirió más de 200.000 euros para su adquisición y cuidados. 

El dinero que abastecía ese plástico en específico había sido proporcionado por un militar y amigo de Juan Carlos I, llamado Nicolás Murga. Los hijos de Jaime de Marichalar continúan causándole dolores de cabeza al rey Felipe. 

Juan Froilán y Victoria Federica se convirtieron en el blanco de las críticas.

La ironía de toda esta historia reside en que precisamente el don Juan Carlos le pidió al hijo de la Infanta Elena que no causara más escándalos, mientras que Victoria Federica ha protagonizado portada tras portada por su mal comportamiento. 

Al final, todos están envueltos en la misma salsa, y Juan Carlos I realizó un intento, para salvarse a él y a los sobrinos de Cristina de Borbón, y solventar los movimientos no declarados en Hacienda, los cuales se estiman en 500.000 euros.